Leucemia felina (FeLV): síntomas, tratamiento y prevención

por Carlos

La leucemia felina o FeLV es una de las enfermedades más temidas en los gatos, sobre todo en aquellos que vienen de la calle o son adoptados.

Sin embargo, quizás por puro desconocimiento o por confusión (ya que comparte el nombre con la leucemia de humanos), las creencias sobre esta enfermedad muchas veces son incorrectas e infundadas. Por ese motivo, es el momento perfecto para que resolvamos todas las dudas, preguntas y cuestiones sobre esta enfermedad y sepas todo sobre ella.

Leucemia felina: síntomas, tratamiento y prevención

En primer lugar debes saber que la prevención de la leucemia felina es posible, así como es posible detectarla a través de sus síntomas y tratarla.

Si tienes (o quieres tener) gatos, lee atentamente porque se trata de una de las enfermedades más habituales y, por desgracia, puede ser mortal.

Y créeme, hay mucho margen de actuación por nuestra parte para dar el máximo apoyo a nuestras mascotas.

Leucemia felina: qué es y cómo se contagia

Leucemia gatos

La leucemia felina es una enfermedad causada por un retrovirus de la familia Retroviridae que lleva al gato a un estado inmunosupresivo.

Además, también afecta también a la médula ósea. En consecuencia, cualquier animal que la sufra queda expuesto a cientos de enfermedades sin posibilidad de que su sistema inmune las combata y detenga a tiempo.

Para que te hagas una idea, y salvando las distancias, es un poco como el SIDA en humanos.

Mi gato ha tenido contacto con un contagiado: ¿la habrá cogido?

Ante todo tranquilidad. Que tu mascota haya estado cerca o tenido contacto estrecho con un felino con FeLV no quiere decir que haya cogido el virus necesariamente.

Su sistema inmune puede haber sido capaz de neutralizarlo, quizás no ha interactuado lo suficiente con el otro animal o directamente la carga viral del otro minino no es lo suficientemente alta como para que se haya transmitido. Es decir, que no es tan fácil que se contagie como pueda parecer, y te hablaré de esto mismo más adelante.

Por supuesto, este temor es mucho más razonable en aquellos gatos que no han sido vacunados. Si el tuyo tiene la vacuna contra la leucemia felina, las posibilidades de contagio son mínimas, aunque existen.

En estos casos donde existen dudas y no hay vacuna te aconsejo realizar una prueba para quedarte tranquilo cuanto antes, si bien debes tener en cuenta que el virus puede incubar durante varias semanas y, en consecuencia, habría un falso negativo en la una prueba muy temprana.

El virus FeLV se contagia de las siguientes maneras (en orden de probabilidad):

  1. A través de la saliva, como cuando cuando un gato lame a otro, o al compartir comedero/bebedero. Es la forma más habitual porque el virus de la leucemia felina tiene su mayor presencia en la saliva del animal.
  2. Mediante el intercambio de sangre, típico de una pelea y posiblemente otro de los casos más habituales.
  3. Contacto a través de la orina o las heces de otro gato. También habitual si comparten arenero.
  4. Por transmisión de la madre al hijo durante la gestación o al dar de mamar la leche materna. Este caso es poco habitual ya que es complicado que una madre contagiada pueda llegar a completar un parto con éxito.
  5. A través de mosquitos y otros insectos que traspasen sangre de un gato infectado.

Síntomas de una infección de leucemia felina y diagnóstico de la enfermedad

Síntomas de leucemia en gatosA veces puede ser complicado detectar esta enfermedad, incluso es capaz de pasar desapercibida durante semanas o meses. Por ello, es importante conocer sus síntomas, ya que nadie conoce a tu gato mejor que tú. Si detectas uno o varios de ellos, ¡ponte alerta!

Estos son los síntomas más comunes que puede tener un gato con leucemia felina:

Todos los síntomas son compatibles entre sí y, de hecho, lo normal es que un gato con FeLV tenga muchos de ellos a la vez. Por ejemplo, las encías blancas y la falta de aseo.

En cualquier caso, una vez confirmada la presencia de sintomatología compatible, conviene acudir al veterinario lo antes posible para realizar un diagnóstico definitivo mediante análisis de sangre.

La incidencia aproximada de esta enfermedad es de un 3-8 % en gatos de exterior. Y de los positivos, hasta un 20 % desarrollan cáncer en los siguientes años a la infección.

Este diagnóstico es fiable por norma general. Sin embargo, existen falsos positivos causados por otras enfermedades (como el virus de la inmunodeficiencia felina o FIV, con el que comparte sintomatología). Por ello, es conveniente hacer un test de confirmación mediante un método alternativo, como por ejemplo una PCR, desconocida hasta hace no mucho para el grueso de la población.

Por supuesto, ni que decir tiene que se debe poner en un aislamiento temporal al minino que probablemente esté infectado si convive con otros gatos.

Tratamiento para un gato con leucemia felina

Antes de nada, es importante dejar claro que el virus de la leucemia felina no tiene cura. No quiero dar falsas esperanzas. Pero, ojo, eso no significa que un gato infectado no se pueda curar. ¿Te dejo confundido? Es normal, pero te lo explico a continuación.

Si bien la ciencia no ha desarrollado una cura para esta enfermedad, el sistema inmune de tu gato puede trabajar para eliminar el virus por completo en 2 fases distintas:

  • Fase 1: el virus está presente en los orificios nasales y no pasa al resto del organismo. Si el gato dispone de un sistema inmune capaz de eliminarlo, actuará rápido y problema resuelto, habrá esquivado una bala. Si no es así, pasamos a la segunda fase.
  • Fase 2: aquí el virus ya se ha extendido al organismo y está en la sangre. De nuevo, el sistema inmune puede actuar y eliminarlo gracias a una respuesta más potente. O desgraciadamente puede no hacerlo y pasar a ser un gato positivo. Aquí hay tres opciones: que desarrolle la enfermedad (lo más probable), que sea portador pero no la desarrolle, o que la desarrolle parcialmente pero sin consecuencias graves.

Como decíamos, los humanos no hemos desarrollado una cura todavía, pero existe la posibilidad de que el animal pueda erradicarla por su cuenta. Si no no quedará otra que convivir con la enfermedad para siempre. Y en este aspecto, la realidad es que el 95 % de los gatos con leucemia felina fallecen en menos de 5 años.

Si tienes un gato con leucemia felina, olvídate de darle carne cruda o dieta BARF. Si bien es adecuada para otras situaciones, en un gato contagiado con FeLV supone un riesgo muy alto de infección por el parásito Toxoplasma Gondii.

Por lo tanto, el tratamiento que os prescribirá el veterinario se centrará (igual que en tantas enfermedades sin cura), en darle al animal la mayor calidad de vida posible mediante corticoides, antibióticos, anabolizantes y complementos multivitaminas.

Además, hay que duplicar los esfuerzos en vigilancia de otras enfermedades y garantizar la desparasitación del gato con más regularidad. Y conviene ser realista: en gatos con leucemia felina es frecuente que se desarrollen problemas de salud graves en pocos años (como cáncer de linfocitos o linfoma, que se da en casi un 20 % de los gatos con FeLV) debido a la debilitación del sistema inmune.

Cómo adelantarse y prevenir la leucemia felina

¿Te han dicho que el virus de la leucemia felina no se puede prevenir? ¿Que la vacuna no es efectiva y no sirve para mucho? Para nada es así.

Lo cierto es que puedes poner precauciones y quién sabe si salvarle la vida a tu gato. O al menos darle una mucho mejor. ¡Vamos a ver todo lo que podemos hacer!

Vacuna contra el virus de la leucemia felina

Vacuna leucemia felinaLa vacuna contra el virus de la FeLV está disponible en múltiples formas. Ninguna de ellas es efectiva al 100 %, pero todas disparan una respuesta inmune importante, así que la que te recomiende tu veterinario será adecuada para tu mascota, sin problema.

La pregunta ahora es la siguiente: ¿es necesario asumir el gasto económico de vacunar a tu gato?

Lo que dice el sentido común y la experiencia es que, si tu gato va a estar siempre en interior y no tiene contacto con mininos de la calle, la vacunación es opcional.

Puedes vacunarlo si así te quedas más tranquilo, yo lo hago; no obstante, las posibilidades de contraer el virus son realmente bajas si no salen de casa, casi inexistentes. En cambio, si tu gato es de exterior, sale con frecuencia, o está por el jardín y vienen otros gatos «de visita», te recomiendo encarecidamente que lo vacunes. Seguirá habiendo riesgo de contagio, pero será mínimo con respecto a un gato no inmunizado.

Prevención activa de la enfermedad

A nivel de prevención de la leucemia felina también puedes hacer mucho más de lo que crees. Es cierto que la gente habla de estas enfermedades como «imposibles de prevenir» por su fácil contagio. En cambio, se olvidan de que un sistema inmune fuerte puede expulsar el virus, mientras que uno débil es incapaz de conseguirlo y sucumbirá al mismo.

Así sucede contigo, tus padres y tus amigos. Estar sano y fuerte es la mejor defensa que existe.

Resumiendo, podemos dividir la prevención de la leucemia felina en 4 pilares básicos:

  1. Alimentación: un pienso de la máxima calidad posible y preferiblemente sin cereales hará que el organismo carnívoro de tu gato esté fuerte y tenga más probabilidades de luchar contra el FeLV. Y no olvides complementar el alimento seco con algo de comida húmeda de vez en cuando, les sienta de maravilla y ayuda a prevenir los problemas renales sobre todo en gatos adultos y ancianos.
  2. Suplementación con vitaminas: la mayoría de piensos para gatos que recomendamos aquí vienen muy completos, pero siempre les falta algo aquí y allá. Con un suplemento de vitaminas como los que te dejo más abajo lo solucionas en un periquete y tienes la garantía de que no le falta absolutamente de nada.
  3. Actividad física: un minino activo y en forma luchará con mucha más facilidad cualquier infección que entre en el cuerpo. En cambio, si tu gato tiene sobrepeso, la probabilidad de que esté deprimido a nivel inmune es evidentemente superior. Tener juguetes en casa incentiva el juego y, por lo tanto, la actividad.
  4. Desinfección: la parte positiva de este virus, al menos en lo que nos concierne, es que su supervivencia fuera de un organismo es muy baja. Por eso, si desinfectas con frecuencia las zonas por las que se mueva tu mascota y mantienes el arenero limpio, se reducen drásticamente las posibilidades de contagio.

Sé que los suplementos de vitaminas pueden parecer un gasto extra (que se suma a otros tantos ya asociados a un gato como la arena, rascadores, juguetes…). Pero tienes que verlo como lo que es: una inversión en salud y un ahorro en veterinario a medio y largo plazo. ¡La salud de nuestros mininos no tiene precio!

Más vendido Nº1
GimCat Multi-Vitamin, pasta multivitaminas - Saludable snack para gatos que activa las defensas y fortalece el sistema inmunológico - 1 tubo (1 x 200 g)
  • IMMUN-BOOSTER COMPLEX - Vitaminas, beta-glucano y aceites de alta calidad que refuerzan el sistema inmunológico y las defensas propias del organismo
  • EVERY DAY - Recomendado por los veterinarios para la alimentación diaria de todos los gatos
  • RECETA - Con ingredientes de alta calidad y sin colorantes, conservantes ni aromatizantes artificiales, así como sin azúcar añadido
RebajasMás vendido Nº2
Stangest Anima-Strath Suplemento Nutricional para Animales de Compañía | Fortificante Natural | Mejora Energía y Vitalidad | Apoya Sistema Inmune | 100 ml
  • 🔎 Descripción - Fortificante 100% natural a base de levadura plasmolizada con malta, miel y zumo de naranja, que se utiliza como fortificante y reconstituyente para animales de compañía.
  • 👍 Puntos Clave - Incremento de la energía y vitalidad, Mejora el apetito, Refuerza el sistema inmune, Incrementa el brillo y fuerza del pelo y piel, Facilita la digestión y absorción de nutrientes.
  • 💡 Modo de empleo - Aplicación directa en la boca, encima del alimento o mezclado con el agua. Mirar cantidades recomendadas
Más vendido Nº3
GimCat Multi-Vitamin Extra, pasta multivitaminas - Snack para gatos, con beta-glucano y omega 3 & 6 para una protección celular saludable - 1 tubo
  • CELL-PROTECT COMPLEX - Vitaminas, beta-glucano y aceite de pescado que favorecen un sistema inmunológico fuerte y una protección celular saludable
  • EVERY DAY - Recomendado por los veterinarios para la alimentación diaria de todos los gatos
  • RECETA - Con ingredientes de alta calidad y sin colorantes, conservantes ni aromatizantes artificiales, así como sin azúcar añadido

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario