Ir a la playa con tu perro (7 consejos imprescindibles)

por Gonzalo

Ir a la playa con tu perro puede mejorar mucho tu día de relax y diversión. Sin embargo, también pueden surgir pequeñas incomodidades y problemas que afeen la experiencia.

Por eso, para garantizar una experiencia única y memorable, tan solo necesitas conocer algunos consejos básicos. Sigue estos pasos y todos lo pasaréis en grande. ¡Vamos allá!

Ir a la playa con tu perro (7 consejos imprescindibles)

Todavía recuerdo mis primeras experiencias en la playa con mis perros. ¡Fue todo un aprendizaje! No tenía muy claro cómo jugar o si podía bañarme con él. Recuerdo que no llevé suficiente agua y comida para las horas que pensábamos pasar allí.

Sin embargo, poco a poco, he aprendido cómo hacerlo y he ajustado todas las demás excursiones. Ahora, quiero transmitirte a ti todo lo que sé después de estos años.

¿Por qué merece la pena ir a la playa con tu perro?

Sin duda alguna, ir a la playa con un perro es una experiencia genial para ambos (cuando las cosas se hacen bien). ¡Incluso aunque a tu mejor amigo no le guste el agua!

De hecho, a uno de los míos lo considero casi hidrofóbico; en cambio, cuando vamos al mar, se lo pasa en grande con la arena y no para de escarbar, saltar a lo loco y disfruta mucho jugando.

Probablemente tu mejor amigo disfrutará del agua más que el mío, por lo que no vas a tener ningún problema para conseguir que se lo pase en grande.

A nivel físico, la playa es fantástica para un animal. Andar o correr por la arena ejercita músculos que normalmente no trabaja. Además, es un aliciente para jugar durante más tiempo (por la novedad), y permite disfrutar más de juegos inusuales para él.

Todo esto contribuye al bienestar, la felicidad e incluso a reducir el sobrepeso de los perros más gorditos.

Pero no me quiero olvidar del aspecto mental. Este es tan importante como el físico y, sin duda alguna, un día de playa acompañado de tu perro influirá muy positivamente en él. Ten en cuenta que el mero hecho de salir al exterior ya es positivo para su ánimo; reducirá el estrés o la ansiedad, equilibrará el apetito y hará que tu mascota duerma mucho mejor después de habérselo pasado como un enano.

Los 7 consejos para ir a la playa con perro

Llévate a tu perro a la playa

Con estos consejos para ir a la playa con perro conseguirás que disfrute muchísimo y solo piense en volver cuanto antes. Y a ti te pasará exactamente lo mismo, porque cuando tu mejor amigo goza de esta manera, tu felicidad se multiplica. ¿Qué más se puede pedir que un día de sol, playa y perro?

Estas son mis 7 recomendaciones para disfrutar de la playa con tu mascota:

Asegúrate de que la playa a la que vas admite perros

En primer lugar debes tener en cuenta que la legislación española es diferente entre comunidades, por lo que debes ser precavido si vas a la playa con el perro: no todas las zonas de España tienen las mismas leyes.

En algunas comunidades se puede llevar al perro a la playa, mientras que otras no lo permiten. Algunas permiten que te bañes con tu perro y disfrutar en el agua; en las demás, solo puede bañarse el animal y tu debes mirarlo desde fuera. Es raro ¿verdad? Pues así con todo lo que se te ocurra.

Por ello, es importantísimo revisar la legislación vigente, buscar una playa a la que puedas ir con tu perro con garantías para evitar problemas con las autoridades y una multa de generosa cuantía.

Aunque no sea obligatorio en tu comunidad, lleva siempre contigo tanto la tarjeta identificativa de tu perro como su cartilla de vacunación. Nunca sabes lo que puede pasar y… ¡más vale prevenir que curar!

Tampoco te olvides de llevar los juguetes que recomendamos para jugar en el agua con cualquier perro. Son esenciales para él en la playa; de lo contrario tu mejor amigo podría aburrirse pronto y querrá irse a casa.

Playas que sí admiten perros en España:

  • Andalucía: En Almería encontrarás la playa de de la Rana, en Adra. En Málaga la playa de Arroyo Totalán está siempre llena de perretes. En Granada puedes ir a El Cable, en Motril. Y en Cadiz hay varias opciones, desde Caposoto en San Fernando que tiene una zona canina a la Concha en Algeciras. En Huelva en la playa del Espigón también tienes una zona perruna.
  • Asturias: la mejor playa para perros de España, sin duda, la playa del Sablón.
  • Canarias: Playa de Bocabarranco.
  • Cataluña: En Girona te recomendamos la playa de La Rubina en Empuria Brava y la playa del Rec del Molí en l’Escala. En Barcelona puedes ir a Cala Vallcarca, en Sitges o a la playa de Llevant. Y en Tarragona la mejor es la playa de la Riera d’Alforja de Cambrils.
  • Galicia: la playa de Cesantes es la más visitada por la comunidad de Pontevedra. En A Coruña tienes una zona perruna en Ares.
  • Ibiza: puedes ir con tu mascota a las dos calas de Santa Eulària del Riu.
  • Mallorca: Playa de Llenaire.
  • Murcia: En Mazarrón tienes 3 opciones, playa de Las Moreras, playa del Gachero y playa de Cobaticas.
  • Valencia: la playa de Pinedo admite perros. En Vinarós Castellón puedes ir a playa de Les Llanetes . Y en Alicante una de las que más os gustarán será la playa de Agua Amarga sin duda.

Hay algunas más, aquí tienes un mapa con todas las playas que admiten perros de España y que se va actualizando.

Ponle protector solar para evitar quemaduras

Crema solar para perrosPuede que no supieses que un perro también necesita protección solar. El uso de protector solar en humanos está más extendido (aunque no lo suficiente). Sin embargo, en perros apenas se emplea, y esto es un grave problema para muchos canes.

Ten en cuenta que si vais a la playa la exposición al sol (en horas) será mucho mayor que si das un paseo o si salís a correr juntos un rato por la ciudad. Necesitas protegerlo de los rayos solares.

Intenta conseguir una crema con factor de protección 30 o superior. Pero atención, la crema solar para humanos no está indicada para perros y puede irritar su piel. Ellos necesitan una crema específica con formulación a medida que no les irrite y les cause molestias.

Lo primero que debes hacer es identificar cuáles son las zonas de tu perro que tienen menos protección natural con su pelaje. Algunos canes tienen menos pelo en el lomo, otros en la cabeza, e incluso los hay con zonas que parecen calvas; allí donde encuentres menos pelo, echa más crema.

Por el resto de zonas bastará con una fina y leve capa que proteja su piel de los rayos UVA y evite las quemaduras en la piel del animal.

Más vendido Nº1
MENFORSAN Protector Solar Factor 30 Perros Y Gatos - 50 ml
  • Crema solar con factor de protección 30 para hidratar y proteger las partes más sensibles de la piel de nuestro perro y gato de las peligrosas radiaciones UVA y UVB.
Más vendido Nº2
XUNKE Gafas de Sol para Perros, Perro Gafas para Perros pequeños y medianos Impermeable Plegable Protector Ocular Protección UV Antivaho (Red)
  • El tamaño del marco es de 15 cm (largo) x 4,5 cm (ancho), el tamaño de la lente es de 5 cm (largo) x 3,5 cm (ancho). Correas ajustables para la cabeza y la barbilla.

Agua y comida, imprescindibles en tu bolso de playa

El agua y la comida deberían formar parte de cualquier excursión que hagáis a la playa, por corta que sea.

El calor puede hacer que tu perro se deshidrate muy rápido y, si jugáis, también necesitará comer para reponer energías. Ten en cuenta además que la playa les motiva muchísimo a jugar y eso hace que, sumado a la temperatura, gasten más calorías y agua en un menor espacio de tiempo.

Si tu perro tiene sed y tú no has llevado agua puede tener la ocurrencia de beber en el mar. Y aunque pienses que por un poquito no le va a pasar nada, no es así; beber agua con sal le puede provocar malestar intestinal, vómitos y diarrea. ¡Ten mucho cuidado, por favor!

Más vendido Nº1
MATT SAGA Botella de Agua para Perros Portatil Envase de Comida para Perros con 2 Plegable Tazones para Perros Gatos Mascotas Adecuado para al Aire Libre Caminar Viajar (Rojo)
  • Diseño de doble uso: diseñado con dos cámaras en la botella de agua para perros 2 en 1 y el contenedor de alimentos, uno para alimentos secos y otro para agua. Con dos tapas a presión de boca ancha en la parte superior de la tapa, es fácil dispensar bocadillos o verter agua.

En mi experiencia personal, el truco perfecto es utilizar un envase combinado especial que te permite llevar un poco de pienso y también agua fresca. De esa forma te olvidas de botellas, de tuppers, de pequeños botes… tan solo tienes que llevar un único objeto que soluciona todo.

Además, te cuento un truco que me funciona genial: puedes tenerlo en la nevera o congelador (la comida la debes meter justo antes de ir a la playa, claro) y así cuando lleguéis el agua estará bien fresquita.

Cuidado con el calor (y con la arena)

Perro en la playaEl calor es uno de los grandes enemigos de los perros. Como probablemente ya sabrás, se trata de un animal que no está bien adaptado a las altas temperaturas, ya que no suda ni puede evacuar el calor de su cuerpo con facilidad. Los días muy calurosos son peligrosos para su salud. ¡Mucho más peligro que los riesgos del frío!

Mi recomendación a la hora de ir a la playa con perro es que, si hace calor, lo hagas fuera de las horas centrales del día. De esa forma podrás jugar más tiempo con él y no sufrirá los problemas derivados de un exceso de temperatura.

El calor no solo afecta al organismo de tu perro. También lo hace a las almohadillas. La arena de la playa se calienta mucho en las horas de más calor y, como sus patitas son tan sensibles, puede provocarle quemaduras graves que luego tardarán días en curarse.

Por tanto, si la arena está que arde, lleva a tu perro en brazos hasta la zona menos caliente de la playa. Cuanto más blanca sea la arena menos quemará, tenlo en cuenta.

¿Crees que a tu perro le ha podido dar un golpe de calor? Ante todo mantén la calma y trata de refrescarlo con agua fría (pero no helada) por la zona de la cabeza y el lomo. Intenta que beba un poco y observa si en los siguientes minutos hay mejoría y puede caminar.

De no ser así, busca el veterinario de urgencia más cercano y no dudes en llevarlo lo antes posible. ¡Sobre todo si tu perro es anciano!

No olvides llevar las bolsas para recoger sus excrementos

Seguro que no se te olvidan en ninguno de tus paseos. En cambio, como ir con tu perro a la playa supone cambiar un poco el chip con respecto a lo habitual, puede que te olvides las bolsas para excrementos. ¡Que no te pase!

Si se te olvidan las bolsas para las caquitas y a tu perro le entran ganas tendrás un problema. Por el riesgo a una multa de importante cuantía y por respeto a los demás perros y personas que estáis disfrutando de ese día en la playa.

Mi truco para que no me pase es tener siempre en mi mochila de playa un rollo pequeño de bolsas. De esa forma es imposible que se me olviden por mucho que salgamos a toda prisa, ya que jamás bajo al mar sin la mochila. Por ello, piensa qué es lo que siempre llevas al mar… ¡y mételas ahí perennes, vayas con perro o no! Así no se te olvidarán.

Prioriza las zonas de menor profundidad para el baño y evita las corrientes

Cuidado con la profundidad de la playa al bañarte con tu perroSeguro que tu perro está deseando meterse en el agua lo antes posible. Sin embargo, paciencia; es importante que identifiques cuál es la zona con menos profundidad y que te asegures de que no hay corrientes. Toda precaución es poca incluso para los perros que mejor nadan, no se le puede perder jamás el respeto al mar.

Hay algunas playas para perros que no permiten el baño de humanos, solo el de animales. En esos casos no está de más ver dónde se están bañando los demás perros e incluso preguntar a las personas que estén por allí.

En cuanto a los juguetes para el agua mi preferido de manera indiscutible es el frisbee. Y he probado decenas de ellos. Este invento americano une dos características geniales para jugar en la playa: puedes tirarlo desde la arena al agua y flota cuando cae al agua, por lo que tu mejor amigo te lo llevará de vuelta tras saltar o nadar hacia él.

Y no te olvides de darle algún snack (saludable por favor) cuando lo haga bien ¡el refuerzo positivo es importantísimo!

Que nunca falte un buen aclarado al llegar a casa

Al final del día, al llegar a casa, estaréis ambos exhaustos, lo sé. No obstante, es muy importante que  al llegar a casa lo primero que hagas sea quitarle toda la arena y la sal a tu perro con un aclarado.

Si tienes jardín, el sitio perfecto es ese, pues con una manguera y un par de minutos puedes dejar a tu mejor amigo impecable. En cambio, si vives en un piso, te tocará hacerlo en la bañera o ducha de casa, que no es tan cómodo pero igualmente es necesario (sigue nuestros consejos de baño perruno en casa).

Presta especial atención a la zona de las orejas. Es ahí donde la arena se cuela con mayor facilidad y puede causar molestias al animal. Tras el baño y una vez seco, revisa su comportamiento y, si ves que se rasca mucho en alguna zona concreta, puede ser que todavía le quede arena y le esté molestando.

Échale un segundo vistazo o incluso acude al veterinario si ves que los problemas persisten al día siguiente.

Como en todo, los aclarados post-playa también mejorarán con la experiencia, no te preocupes. Al principio es normal que tardéis más; pero, con el tiempo, irás descubriendo esas zonas en las que se le queda más arena, y se reducirá el tiempo a menos de la mitad, ya lo verás.
close
Aprende trucos para que tus mascotas vivan a cuerpo de rey, con el presupuesto de un mendigo.
Es 100 % gratis. Dejar de recibir los mensajes también.

No enviamos spam. Política de privacidad.

Deja un comentario