Como aliviar las molestias ocasionadas por la edad en perros

por admin

A lo largo su vida tu perro atraviesa múltiples etapas en las que requiere de tus mejores cuidados, lo más difícil llega cuando tus perros se hacen mayores.

Durante su época de cachorro lo más complicado es acertar con la alimentación adecuada para su crecimiento). En su vida adulta es cuando menos tendrás que preocuparte por tu mejor amigo. Pero cuando los perros son mayores es cuando más requieren de nuestro cuidado y atención.

Por eso, y porque en casa ya hemos vivido dos veces el trago de cuidar perros mayores, te narramos lo que hemos aprendido para aliviar las molestias ocasionadas por la edad en tu perro.

Trucos y consejos para aliviar las molestias en perros mayores

Creerás que tener un perro anciano es tarea fácil. Siento decirte que estás equivocado. Cualquier animal requerirá mucha más atención al envejecer.

Los perros mayores requieren de muchísimos cuidados para garantizarles una calidad de vida adecuada. Y puede llegar un momento donde te des cuenta una frase que me dejó marcado:

Vivir no es lo mismo que estar vivo.

Cómo saber si tu perro ya es anciano

No existe una cifra concreta en la que se pueda considerar que un perro ha traspasado la edad adulta y ha llegado a la vejez.

Depende de la raza, de la vida llevada por el perro y de otros factores como la salud, única en cada individuo.

Pero sí podemos hacer una estimación y decir que ese momento suele llegar cuando se pasan los diez años de vida. Eso sí, cuanto más grande (de tamaño) sea tu perro, antes llegará su edad anciana, tenlo en cuenta.

Síntomas para detectar que tu perro ya es mayor

Consejos para cuidar de tu perro anciano

Aunque no podamos determinarlo de forma exacta, hay algunos síntomas que suelen ir mostrándose con la edad y que nos indicarán que debemos prestar atención.

La transición a la vejez de tu perro puede manifestarse de múltiples maneras, pero para que las tengas claras, te enumeramos las más comunes. Si se cumplen varias, puedes dar por seguro que tu perro está llegando a la tercera edad:

  1. Comportamiento más tranquilo de lo habitual.
  2. No sigue como antes las rutinas del día a día que ha llevado durante años.
  3. Duerme en exceso y lo hace a horas en las que antes estaba normalmente activo.
  4. Se lame en exceso, especialmente alguna parte del cuerpo en concreto.
  5. Deterioro claro de sus sentidos: peor visión, olfato y oído.
  6. Pelaje áspero y con cambio de coloración.
  7. Aumento de la grasa corporal.
  8. Trastornos bucales nuevos como sarro o gingivitis a pesar de mantener el mismo cuidado de años anteriores.
  9. Incapacidad para aguantar sin hacer pis durante varias horas.
  10. Uñas con menor vigor, se resquebrajan con facilidad.

Estos son los factores más comunes que ocurren en perros mayores, aunque puede haber otros menos frecuentes como menos ganas de ejercitarse o que comience a hacer caca en sitios donde antes nunca lo hacía o no se le permitía.

Recuerda que no tienen porqué darse todos a la vez para que sepas que tu perro ya es viejete, solo con que se cumplan algunos de ellos simultáneamente ya será una indicación clara de la transición a la vejez.

Solicita ayuda de un especialista

Puede que tengas dudas sobre el estado de tu perro incluso leyendo los diez rasgos más característicos de un perro mayor.

Es normal. En ese caso, mi recomendación siempre será la misma: acude a la consulta de un veterinario. 

Un especialista en animales con experiencia podrá identificar sin problema si tu perro está ya en la vejez o si todavía es un adulto normal.

Quizás notes algunos síntomas y sean causa de una enfermedad transitoria o simplemente de un momento de cansancio o calor.

Aunque te parezca que la vejez debe ser algo evidente, es muy importante discernirla para adecuar el trato, los cuidados y nuestras costumbres a las nuevas necesidades del animal.

Trucos para aliviar las molestias en tu perro anciano

No todos los trucos tienen porque adaptarse a tu perro o a tu hogar. Debes experimentar y seleccionar los que mejor resultado te den a ti.

Yo te cuento mi experiencia con dos perritos que ya no están, pero siguen siendo parte de mi vida.

A partir de ahí, te recomiendo coger algunos de estos consejos y usarlos para crear una rutina diaria (o al menos semanal) para reducir las molestias que la edad va ocasionándole.

Muchos de los consejos que vas a leer ya los conoces, pues nos los aplicamos igualmente los humanos. Los cuidados de los perros mayores son muy parecidos a los cuidados de nuestros ancianos.

Aplicar calor en las zonas clave

Cuidados para perros senior

La aplicación de calor local aliviará las zonas donde tu perro sufre más por la edad. Espalda, cuartos traseros, etc. mejorarán con la aplicación de una manta eléctrica o una bolsa de calor para microondas.

Cualquiera que puedas usar tú servirá para tu mejor amigo. En este caso no tienes que buscar una específica para perros.

Solamente debes tener en cuenta el nivel de calor en función del pelo de tu perro para no quemarle la piel y al revés, para no conseguir efecto alguno. Tú mismo eres el mejor termómetro: si tu perro es de pelo corto elige un calor que sea cómodo para ti; si tu perro es de pelo más largo o frondoso eleva un poco más la temperatura.

Aplica calor diariamente y si es necesario en varias ocasiones. Con un perro mayor es fácil, pues pasará muchas horas tumbado y, probablemente, tumbado a tu lado.

Masajear a tu perro antes de salir a pasear o de hacer ejercicio

Igual que los humanos, igual que los deportistas, un masaje antes del ejercicio ayudará a incrementar la circulación sanguínea y servirá de calentamiento.

Si planeas salir a dar un paseo largo o incluso a hacer algo de ejercicio con tu perro, dale un suave masaje previo para que entre en calor y sus músculos estén listos para la acción.

Comenzar a hacer ejercicio y estar frío a nivel muscular puede causar roturas y lesiones. No es necesario que estés un cuarto de hora preparándolo como si fuera Usain Bolt, pero un masaje que estimule el riego sanguíneo de cinco minutos mejorará la tolerancia al ejercicio.

Además, ya lo sabes… ¡Le encantará que lo toquetees un rato!

Una cama mejor para un descanso mejor

El mejor descanso para tu perro

El descanso es importantísimo para aliviar las molestias de la edad. Una buena cama ofrece un buen descanso, seas humano, perro o un ratoncillo.

Actualmente lo mejor para descansar es la viscoelástica. Una cama para perro de este material cuesta desde 40-50 euros a lo que quieras gastar, pero si buscas en Amazon “cama perro mayor” encontrarás opciones cómodas de todos los precios.

Solemos tener muchas camas por casa, pero todas baratas, no le damos la importancia que tiene. Tu perro requiere de un buen descanso al llegar la tercera edad, si no duerme todo lo bien que debería se notarán más los achaques de la edad.

Invierte en un buen descanso para tu perro. Y aplícate el mismo consejo, dormir y descansar es súper importante y es algo a lo que dedicamos muchas horas al día.

Realiza con él ejercicios de baja intensidad

Que tu perro sea mayor no significa que deba dejar el ejercicio por completo, pero sí quiere decir que los ejercicios a más intensidad desaparecerán.

¿Cuántas veces le hemos dicho a nuestros abuelos que paseen? que les sentará bien…

Opta por paseos suaves, deja que él marque el ritmo y no te alejes mucho de casa por si se cansa. Nunca hay que forzarlo.

La edad hace que la capacidad aeróbica de los perros descienda de forma notable, al igual que su metabolismo. Es normal que no quiera jugar ni tanto rato como antes, ni con las mismas ganas.

Pero no te olvides de que para la salud de tu perro es vital que siga siendo un perro activo y que sus huesos y músculos reciban ejercicio (de baja intensidad) cada día. Retrasará el envejecimiento. Mejorará su calidad de vida.

Controla la cantidad y calidad del pienso que come

Controla la cantidad de pienso que come tu perro

En la edad anciana tu perro gastará menos calorías por el descenso del ritmo metabólico, también disminuirá su actividad. Por eso debemos ser cautos con la comida.

Los perros senior tienen piensos específicos, en cualquier tienda online para mascotas encontrarás piensos específicos SENIOR de varias marcas. Yo he comprado muchas marcas y distintos piensos a lo largo de los años: más naturales, con menos cereales, etc.

Mi experiencia personal es que el mejor resultado a nivel de digestión, heces y especialmente la respuesta del animal en su día a día lo he tenido con Royal Canin. Pero esto es algo tan personal que ni siquiera diría que es una recomendación. Lo cuento porque cuando me pongo a escribir suelto todo lo que me pasa por la cabeza.

Es importante que vigiles muy de cerca la evolución de su peso en función de la cantidad que le des. En la parte trasera del pienso que escojas podrás ver una guía del pienso que debe comer diariamente, pero es genérica y debes ser cauto con ella. Tómala como referencia pero haz tus propios ajustes, anotando el peso de tu perro con frecuencia.

Si ves que siguiendo las pautas del paquete tu perro está cogiendo peso ve reduciendo poco a poco la cantidad hasta encontrar el equilibrio.

La obesidad en un perro genera muchos problemas de salud, pero si tu perro ya es anciano y engorda las consecuencias pueden llegar en forma de enfermedades graves y sedentarismo.

Dale complementos alimenticios para perros mayores

Extrema los cuidados con tu perro anciano

Cualquier perro en su fase adulta (ni cachorro ni anciano) tendrá sus necesidades alimenticias cubiertas con un buen pienso y algo de comida húmeda o natural de vez en cuando. Pero si queremos ir un paso más allá, existen algunos complementos alimenticios que le pueden ayudar a mantener la salud.

Hay que hacer hincapié en que, salvo que un veterinario te indique algún complemento de forma específica, no tienes obligación de suplementar a tu perro.

Si tu bolsillo te lo permite, el uso de complementos siempre sumará para una mejor salud y te permitirá aliviar algunas de las molestias que aparecen con la edad en los perros.

Si necesitas más información sobre los suplementos y en especial sobre los protectores de las articulaciones y los cartílagos revisa este artículo en el que tratamos el tema con más profundidad.

En el caso de perros ancianos, los suplementos más recomendables pueden incluir:

  • Combinados de minerales (Colágeno, Cúrcuma, Condroitina, Magnesio, etc): sirven como antiinflamatorios (especialmente de las articulaciones) y reducen los dolores.
  • Aceites esenciales con Omega 3: sirven también para controlar la inflamación y evitar que se produzca. Evitan la perdida de masa muscular.
  • Condroitina: sirve para prevenir el desgaste del cartílago de las articulaciones y para aliviar la artritis (también disponible aquí)
  • Calcio vitaminado: las vitaminas añadidas A, D y K ayudan a la absorción del calcio. Se recomienda especialmente para perros que realizan esfuerzos físicos frecuentes aunque sean mayores. Reducirá la perdida ósea.
  • Combinación BIO de vitaminas y minerales esenciales. Hecho con ingredientes naturales complementará las carencias alimentarias más habituales con la edad.

Los problemas más habituales en un perro anciano

Los perros mayores presentan más complicaciones de salud

Debes mentalizarte: los problemas de salud empezarán a ser más frecuentes en tu perro conforme avanza su edad.

Salvo en el caso de problemas graves, no debemos alarmarnos sino aceptarlo como algo natural.

La lista con los problemas más frecuentes de los perritos viejos podría ser larguísima, pero hay algunos problemas que son inherentes a la edad. Es conveniente que los conozcas y sepas cómo reaccionar ante ellos.

Artrosis canina

La artrosis es una de las enfermedades más frecuentes causadas por la edad en perros.  Esta afecta directamente a los cartílagos articulares de forma crónica, es decir, para siempre.

Para detectar la artrosis canina debes fijarte en el comportamiento de tu perro. Si le cuesta subir o bajar escaleras (o directamente se niega a hacerlo), presenta una postura más encorvada de lo habitual o camina de forma rígida, entonces el diagnóstico probablemente apunte a esta enfermedad.

Desgraciadamente, como problema crónico que es, no hay cura, pero sí puedes mitigar el problema y mejorar la calidad de vida de tu perro. Para ello revisa los trucos que te hemos dado un poquito más arriba y recuerda lo que siempre te decimos: es recomendable visitar a un especialista.

Artritis canina

A menudo confundida con la artrosis, las dos son enfermedades reumáticas pero distintas. Esta enfermedad degenerativa afecta a las articulaciones provocando una inflamación de la membrana sinovial, lo que resulta en dolor constante en tu perro.

La artritis canina puede llegar en forma de infección bacteriana o por sobrepeso en el caso de perros mayores, los dos son factores de riesgo que debes controlar. Eso sí, este problema es mucho menos común que la artrosis.

Para saber si tu perro tiene artritis, debes evaluar el grado de rigidez de tu perro. Es muy superior al de la artrosis y dura más tiempo. Si tu perro muestra estos síntomas o notas que le duele cuando tocas las articulaciones deberás acudir al veterinario para que inicie un tratamiento.

Descenso del apetito

Te has pasado toda la vida batallando para darle la cantidad correcta de comida a tu perro a pesar de sus ruegos para comer más… Ahora puede que te toque hacer justo lo contrario.

En perros mayores es habitual ver como el apetito desciende de forma muy notable.

A priori no debemos preocuparnos, pues puede ser una simple regulación de su sistema endocrino para adaptarse a un gasto calórico menor. Pero si el descenso es muy pronunciado, entonces  sí te recomiendo tomar cartas en el asunto.

Si necesitas que tu perro ingiera más comida, puedes usar algunos consejos básicos:

  1. Ablándale la comida en el caso de que le cueste masticar el alimento seco. Con añadir agua es suficiente, o bien puedes elegir un pienso semihúmedo.
  2. Dale comida húmeda. Para perros mayores recomiendo Hill’s Mature sin duda.
  3. Si ya le estás dando comida húmeda, calentarla es otra forma de estimularlo a que coma más.
  4. Sal a por un paseo previo a la comida, y justo al llegar, recompénsale con algo más de cantidad.
  5. Respeta los horarios de comida establecidos a lo largo de los años con tu perro. Cambiar de horarios o forzar no lo incentivará.
  6. Refuerza positivamente el acto de comer hablándole, premiándole y felicitándole cuando se termine toda la comida.

Si has seguido todos estos consejos y tu perro sigue mostrando un apetito mucho más bajo del habitual, es hora de ir a la consulta del veterinario.

Problemas bucales

Los trastornos en la boca son un clásico en los perros de cualquier edad, pero conforme tu mejor amigo se hace mayor, se vuelve mucho más probable que los sufra.

El síntoma estrella para saber si tu perro mayor tiene un problema en la boca es el mal aliento.

Cuando se produce una enfermedad bucodental suele ir acompañada de una halitosis severa y no nos debería costar mucho esfuerzo observarlo.

Mi consejo es que revises la boca de tu perro con frecuencia, pues una enfermedad periodental no tratada a tiempo puede complicarse mucho en un perro de edad avanzada. En el peor de los casos, tu perro podría sufrir la pérdida de piezas dentales o el desarrollo de endocarditis bacteriana, que puede llegar a provocarle la muerte.

No olvides seguir los consejos que he dado más arriba y mantener limpia la boca de tu perro. Una buena prevención siempre es garantía de vida.

Miedo a la soledad

Los perros mayores acusan más la soledad

Puede parecer una situación paradójica, el mayor miedo de tu perro cuando era un cachorro era a la soledad. Cuando se hace mayor este miedo es aun más grande.

Al fin y al cabo los perros y los humanos nos parecemos mucho más de lo que creemos. Los perros mayores son muy dependientes de tu compañía. Muchísimo.

La merma de sus capacidades físicas, motrices y sensoriales les producen una creciente inseguridad. Cuanto peor se encuentre, más le cueste moverse, más le duela algo, menos hambre tenga, menos vea… más pensará que te necesita a su lado.

Algunas veces es un problema difícil de observar por el mismo motivo: se mueven menos, están menos activos, parecen relajados. Si pasas bastantes horas fuera de casa puede ayudarte el uso de una cámara IP, podrás ver a tu perro remotamente y quedarte tranquilo unas horas extra cuando veas que todo está bien.

Las manifestaciones más habituales de la soledad en un perro viejo son aullidos y ladridos constantes, destrozos en objetos con los que no suele interactuar o movimientos continuados de una ventana a otra de casa.

Nadie conoce a tu perro mejor que tú, por lo que eres la persona ideal para observar si se siente solo y buscar alguna solución para ayudarlo.

Trastornos del sueño

Al igual que sucede en el punto anterior, el apartado del sueño tiene un paralelismo entre los cachorros y los perros de la tercera edad. Las horas de sueño son importantísimas para tu perro cuando va haciéndose anciano.

Será algo habitual que duerma entre 14 y 18 horas todos los días. Si duermen menos horas se notarán más las temidas molestias del envejecimiento.

Si ves que tu perro no consigue dormir las horas necesarias para su correcto descanso, es posible que tenga algún problema de salud que se lo está impidiendo. Debes pasar lista a los problemas más típicos que le causan trastornos del sueño: camas que le generan malestar, una alimentación de mala calidad, un ambiente poco relajado o una vida excesivamente sedentaria son las causas más típicas.

Consejos finales para mejorar la calidad de vida de un perro anciano

Consejo 1: asume que tu perro va a empeorar sus capacidades físicas y mentales en la tercera edad.

Es tu deber ayudarle a que esta etapa también sea de disfrute y nunca de sufrimiento, como sucede en muchos casos. La vida no se ha acabado por estar mayor o tener achaques; hay que seguir viviendo y disfrutando.

Consejo 2:  dale un plus de comprensión y de cariño.

Si tú estás ahí para él, si no le regañas o castigas por estar mayor, si no dejas de jugar o de pasar tiempo con él porque tiene menos fuerzas… Tendrá una tercera edad tranquila y apacible, pero sin renunciar a su naturaleza como perro. Es importante que siga sintiéndose útil y válido, que los estímulos del ejercicio no desaparezcan y que el vínculo con el dueño permanezca.

Ohana. Familia.

Consejo 3: recuerda que la observación diaria es tu mejor herramienta.

Obsérvalo cada día, mantente atento a cada cambio. Te aconsejo llevar un registro del estado de tu perro, si no puede ser diario, al menos semanal. De este modo podrás mirar atrás y poner en perspectiva cómo se sentía ante determinadas épocas, por poner un ejemplo. Una libreta, una app del móvil… dedícale ese tiempo.

Y tú, ¿cómo lo haces?

¡Si tienes algún consejo o recomendación para aliviar las molestias ocasionadas por la edad en tu perro, déjanoslo en los comentarios de este artículo!

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario