Trucos y consejos para acabar con las peleas de gatos en casa

por admin

¿Quieres acabar con las peleas de gatos en casa y no sabes ni por dónde empezar? Te cuento los mejores trucos y algunos consejos para conseguir que tus gatos dejen de pelear.

Siempre he sido un gran amante de los gatos y, cuando me independicé, decidí que era hora de adoptar a mi primera mascota. Poco después, pasé por delante de una perrera y me enamoré de mi segundo gatete. Mi ilusión se acabó tan pronto como llegué a casa… Peleas, bufidos, arañazos, maullidos… ¡Qué estrés!

Estaba desesperado, así que busque toda la información que pude, pregunté a mis amigos e hice todo lo que estuvo en mi mano, pero no había forma de evitar los gatos que se pelearan.

Si estás pasando por una situación similar, ¡sigue leyendo! Después de tanto tiempo sufriendo estas peleas, me he convertido en todo un experto mediador.

Cómo acabar con las peleas de gatos en casa

Para acabar con las peleas de gatos en una casa no existe un único remedio universal y definitivo. Cada gato es único y se comporta de forma diferente.

La primera vez que yo estuve en esta situación, no entendía lo que estaba pasando. ¿Por qué se peleaban mis gatitos de esa forma? ¿Qué podía hacer para evitarlo?

En este artículo te voy a explicar cuáles son los motivos principales por los que se pelean tus gatitos, cómo puedes solucionarlo y la mejor forma para conseguir que terminen siendo los mejores compañeros.

¿Por qué se pelean mis gatos? Motivos y soluciones

Aprende a evitar las peleas de gatos en casaPor lo general, existen varias razones por las que tus gatos se pelean. Lo más importante es que observes y vigiles sus comportamientos para descubrir el motivo de las disputas.

Estoy convencido de que a ti también te encanta mirar a tus gatitos todo el rato y disfrutar de sus travesuras y ocurrencias. Aprovecha esos momentos para analizar la forma en la que se relacionan entre ellos.

Si tus gatetes se pelean sigue leyendo, vamos a por las razones que pueden ocasionar que no se amen como tú los amas.

Lucha territorial y jerarquía social

Seguro que alguna vez has oído que los gatos son muy territoriales. Desde que son pequeños tratan de dominar el espacio donde habitan. Para ello, suelen marcar los diferentes lugares de la casa con su olor o incluso con arañazos y orina.

Los habrás visto frotar su cara (las vibrisas) contra muebles, esquinas, etc. Esa es la forma principal en la que un gato deja su olor marcando cualquier objeto o lugar.

Por normal, la llegada de un nuevo gato a casa es la principal causa de las luchas territoriales. Imagina que eres hijo único y todo lo que hay en casa es para ti, pero, de repente, ¡sorpresa! Tienes que compartirlo todo con alguien que no conoces de nada… ¿Cómo te sentirías?

Así puedes evitar las peleas de gatos en casa

Si tienes en casa dos o más gatos machos, ¡cuidado! Numerosos estudios han demostrado que los gatos se rigen por una jerarquía patriarcal similar a la de los leones. Esto significa que es muy probable que tus felinos luchen por convertirse en el macho alpha de la casa y dominar sus propios territorios.

Consejos para evitar las luchas territoriales entre gatos

Si crees que este puede ser tu caso, el mayor consejo que puedo darte es que tengas mucha paciencia. Puedes separarlos en diferentes habitaciones, con sus respectivos comederos, bebederos, areneros y juguetes durante los primeros 3-4 días. Es muy importante que cada uno tenga su propio espacio, sobre todo, hasta que el nuevo gatito se sienta seguro en casa.

Deja que se vean y huelan durante algunos minutos al día, así ambos se acostumbrarán poco a poco a la presencia del otro y acabarán siendo como hermanos.

Para los primeros días, a mí me funcionó muy bien meter a mi nuevo gatito en un transportín. De esa forma, podían verse y olerse, pero, al mismo tiempo, evitaba las peleas. Intenta tener un transportín grande y acogedor, ya que pasará bastante tiempo en él y debe sentirse cómodo.

Si ves que tu gato no quiere acercarse al nuevo miembro de la familia, puedes añadir algunas chuches cerca del transportín, así asociará el premio con el acercamiento a su nuevo hermano.

Peleas de gatos por hembras en celo

Hembra en celoSi tienes hembras y machos no esterilizados en casa, es muy probable que las peleas se deban a ello. Por eso la esterilización es tan importante, conseguir convivir con gatos de distinto sexo es casi imposible si no están castrados.

Si un gato macho siente y huele que hay una gata en celo, hará lo que sea por conseguirla, aunque esto conlleve pelearse con su mejor amigo.

¿Cómo puedes saber si tus gatos están en celo? Detectarlo es mucho más fácil de lo que piensas. Mientras que las gatas suelen tener periodos de celo cada 8 o 10 días, los gatos machos están en celo permanente. Los síntomas son similares en machos y hembras:

  • Tienen menos hambre
  • Están inquietos
  • Maúllan todo el rato
  • Se frotan de forma constante
  • Marcan zonas de la casa con orina

Si detectas alguno de estos síntomas en tus gatitos, ¡ten cuidado! Si el macho no consigue a una hembra, puede intentar huir de casa, lo que puede resultar peligroso. Por otro lado, la hembra en celo que no se aparea puede tener problemas hormonales, falsos embarazos o celos constantes.

Consejos para evitar las peleas debidas al celo

Evita las peleas de gatosEl mejor consejo que puedo darte es que esterilices a tus mascotas.

Siempre que adopto a un gatito nuevo, la protectora me obliga a esterilizarlo, pero si en tu caso has adoptado a un gato callejero o tienes crías, es mejor que consultes con un especialista antes de tomar cualquier decisión.

Lo habitual es que los veterinarios siempre aconsejen esterilizarlos, ya que supone muchos beneficios tanto para machos como para hembras.

Esta intervención ayuda a reducir el riesgo de que tus felinos sufran enfermedades relacionadas con los ovarios, útero y testículos; así como a prevenir graves enfermedades infecciosas y a evitar la frustración sexual.

Además, al reducir sus hormonas sexuales, mejorará su comportamiento en casa.

Estrés en los gatos

Al igual que nosotros, los gatos también sufren estrés. Después de tantos años conviviendo con ellos, me he dado cuenta de que son animales que necesitan una rutina y que, en cuanto cambio algo de su día a día, se descolocan.

Si te fijas un poco, verás que siempre comen o se te acercan para jugar a la misma hora o que incluso ¡van al baño las mismas veces todos los días! Estos cambios pueden no ser muy significativos para ti, pero, sin duda, sí que lo son para ellos.

Un cambio de casa, una reforma, ruidos fuertes, cambios de costumbres, demasiadas visitas, nuevos gatos en el vecindario, una visita al veterinario… Este estrés puede provocar un cambio de comportamiento en tus mascotas.

Por ejemplo, es muy habitual que pierdan el apetito, que no tengan ganas de jugar, que estén más ariscos de la cuenta, que arañen muebles, que se hagan pipí o caca fuera del arenero o que se peleen con los demás habitantes de la casa, etc.

Hay que tener mucho cuidado de evitar estas situaciones, ya que el estrés, en casos graves, puede derivar en problemas de salud como infecciones y enfermedades.

Consejos para evitar las peleas por estrés

Peleas gatos por estrésPara evitar las peleas por estrés, el primer paso es intentar que tus gatos no se estresen o, si ya lo están, hacer todo lo posible para que vuelvan a la normalidad. Suena evidente.

Es importante que intentes no cambiar demasiado sus costumbres y juguetes. Si quieres comprarles un comedero, bebedero y arenero nuevos, puedes introducirlos poco a poco y no de golpe.

Por ejemplo, puedes colocar el comedero nuevo junto al antiguo para que lo huelan y se acostumbren a su presencia y, cuando veas que se sienten cómodos con él, realizar el cambio.

Hace poco, hice una reforma en casa y tuve que cambiar de residencia a mis gatos hasta que todo terminó. Aunque la casa era nueva para ellos, llevé sus juguetes, camas y mantas favoritas. Todo lo que tenía su olor y reconocían como suyo. Además, estuve con ellos jugando y mimándolos todo el tiempo posible. De esa forma, solo necesitaron unos días para hacer suya la casa y sentirse cómodos de nuevo.

Si observas que tus gatos no han mejorado con ninguno de los consejos anteriores, no te preocupes, ¡tengo más opciones para ti!

Durante la reforma de casa, mi veterinario me recomendó usar Feliway, se trata de un producto que imita las feromonas felinas que desprenden los gatos para marcar sus territorios (y que les hacen estar tranquilos), ya hemos hablado sobre Feliway Classic y Feliway Friends en otras ocasiones.

Puedes adquirirlo tanto en forma de difusor como spray, ambas soluciones tendrán un efecto positivo.

RebajasBestseller No. 1
FELIWAY Classic - Antiestrés para gatos - Marcaje con orina, Miedos, Cambios en el entorno, Arañazos Verticales - Difusor + Recambio 48ml
  • La solución natural y eficaz para reducir el estrés y prevenir estos comportamientos: marcaje con orina, miedos, esconderse, arañazos verticales, falta de apetito o acicalamiento excesivo.

Cubre las necesidades básicas de tus gatos

Otra de las razones por la que tus gatos pueden pelearse es porque sienten que sus necesidades básicas no están del todo cubiertas.

Por necesidades básicas me refiero a la limpieza de sus juguetes, camas, peluches y mantas; el cuidado del arenero, comedero y bebedero, y al tiempo que les dedicas durante el día.

Cubre las necesidades básicas de tu gato

Aunque no lo parezca porque sueltan mucho pelo y ensucian la casa, son animales bastante limpios. Necesitan impregnar con su olor cada rincón, pero también vivir en espacios libres de suciedad.

Si tus gatos sienten que el arenero no está bastante limpio, que no tienen suficiente comida o que se aburren porque no juegas con ellos bastante, pueden manifestar su descontento con conductas poco apropiadas. Hacer pipí fuera del arenero, mover de sitio el comedero, derramar el agua en el suelo o pelearse con su hermano son algunas de las conductas que pueden adquirir.

Consejos para evitar las peleas por descuidar sus necesidades

Sé lo que estás pensando: tú siempre intentas mantener limpios las cosas de tus gatos, pero a veces estás demasiado cansado o no tienes tiempo… No te juzgo, te entiendo a la perfección, pero un gato es como un hijo y, si lo descuidas, se quejará.

No te culpes, no sirve para nada. Simplemente haz los cambios necesarios para que todos seáis más felices en casa.

Pero entonces, ¿cada cuánto tiempo tienes que limpiar el arenero de tus gatos? Pues variará en función de los gatos que tengas y de lo que lo ensucien. Para un único gato yo recomiendo limpiarlo como máximo cada 2-3 días.

Sin embargo, puedes alargar la limpieza del comedero, bebedero y juguetes a una vez por semana. Pero, ¡ojo!, vigila que siempre tengan agua e intenta lavarlos con más frecuencia si ves que se ensucian demasiado.

También es muy importante jugar con ellos al menos una vez al día durante 10-15 minutos. El juego tiene múltiples beneficios y no solo para ellos:

  • Les ayudará a relajarse y distraerse
  • Evitará el sobrepeso, muy característico en los gatos que no salen de casa
  • Prevendrá actitudes agresivas contigo y con los demás gatos de la casa
  • Reforzará tu vínculo con ellos

Por último, una vez que tus gatos sean adultos, es necesario que acudan al veterinario al menos una vez al año. Es la mejor forma para prevenir posibles enfermedades y comprobar que todo está bien.

Celos y gatos celosos

Evita las peleas para gatos al esterilizarlosAunque los gatos son animales solitarios, pueden llegar a establecer fuertes vínculos con la persona o personas que los alimentan y cuidan de ellos. Por ende, cualquier nueva situación que se interponga entre ellos y esa persona con la que se sienten tan seguros y mimados, puede causar un problema de celos.

La llegada de un bebé a casa o la mudanza de una nueva pareja o una nueva mascota son situaciones que pueden ocasionar un distanciamiento con tu compañero felino.

Es posible que tu gato interprete que ya no le haces tanto caso como antes y culpe a terceras personas de esta nueva situación. Si este es el caso, tu gato intentará proteger “lo que es suyo” y luchará por recuperar la atención.

Tranquilo, tu gato no le hará daño a nadie de la familia, solo evitará el contacto con el nuevo bebé o bufará y se alejará de tu pareja.

Sin embargo, si hablamos de una nueva mascota en casa, la cosa cambia. Es muy probable que, al sentirse en inferioridad, ocasione peleas con el nuevo miembro, le quite los juguetes y la comida, o intente echarlo de sus territorios (sofá, camas, rascadores…).

Consejos para evitar las luchas por celos en los gatos

Si los celos son causados por la llegada de un nuevo gatito al hogar, te recomiendo que sigas los mismos consejos que en el apartado de lucha territorial.

Separarlos en distintas habitaciones con sus respectivos juguetes y dejarlos que se conozcan poco a poco son las mejores medidas para evitar estos problemas.

Por otro lado, también te recomendaría que no le hagas mucho más caso al nuevo gatito que a tu gato mayor o, al menos, no cuando él esté delante.

Al igual que el nuevo miembro de la familia puede necesitar una atención, cuidado y mimos extra hasta que se adapte, debes tener en cuenta que para el gato que ya vivía en casa también es una situación nueva y estresante.

Intenta que ambos se sientan queridos, seguros y protegidos. Es la mejor manera de crear un buen ambiente en casa.

¿Cómo puedo saber si mis gatos están jugando o peleando?

Averigua si tus gatos se pelean o están jugandoAunque tus gatos estén domesticados, lleven una vida tranquila en casa y no necesiten cazar para comer, el instinto cazador sigue muy presente en ellos. Si permites que tus gatitos salgan de casa, ya te habrás dado cuenta de que les encanta cazar ratones o pájaros por mero entretenimiento.

Dado este instinto cazador, es muy habitual que los felinos imiten comportamientos de caza, pesca y lucha con sus compañeros dentro de casa.

Seguro que alguna vez tu gato se ha vuelto más agresivo de la cuenta jugando contigo. Es algo normal, aunque debemos tener cuidado, ya que puede olvidar que solo se trata de un juego.

Es muy útil en estos casos emitir gritos con voz aguda. No tienes que gritar muy fuerte, pero sí llamar su atención. Ellos lo asociarán con el sonido de las crías, con una queja, y pararán de inmediato.

Por la misma razón, debemos vigilar a nuestros mininos cuando estén jugando. Lo que puede empezar como un inocente juego, puede terminar en una agresiva pelea gatuna. Pero, ¿cómo podemos saber si nuestros gatos se están peleando o solo están jugando? Te lo explicamos a continuación.

¿Cómo actúa un gato ante una pelea?

Saber si nuestros gatos están jugando o peleándose es muy sencillo. Tan solo tenemos que observar sus comportamientos y posturas.

Cuando dos gatos pelean suelen erizar el pelo y el cuerpo, a veces, incluso la cola. Además, pueden maullar bastante fuerte e incluso bufar a su oponente.

Fíjate también en sus orejas. Como ya sabrás, cuando tus gatos están tranquilos y relajados, acostumbran a mantener las orejas erguidas. Sin embargo, cuando se encuentran en posición de ataque, suelen girarlas y ponerlas hacia atrás.

Así puedes acabar con las peleas de gatos en casa

Una de las cosas que más me gusta de mis gatos es ver cómo entrecierran los ojos cuando están muy a gusto y a punto de quedarse dormidos. Cuando van a iniciar una pelea, ocurre todo lo contrario. Es muy habitual que los mantengan bien abiertos y con las pupilas dilatadas.

Aunque estén jugando, los gatos pueden lanzar zarpazos de forma suave y cariñosa para no dañar a su compañero. Por el contrario, en una pelea, te darás cuenta de que los zarpazos son mucho más agresivos y con fuerza.

Por último, presta atención a los dientes, pues es muy probable que intente morder a su adversario si se siente atacado o está a punto de hacerlo.

¿Cómo puedo separar a mis gatos si se pelean?

Una vez que has detectado que se trata de una pelea y que no es un simple juego, debes actuar en consecuencia, pero ¡ten cuidado! Debes hacerlo con rapidez, sin acercarte demasiado, ni intentar separarlos con las manos, ya que podrían lesionarte.

5 de cada 10 gatos comparten hogar y 1 de cada 5 se pelean de forma ocasional, es decir, en torno a unos 500.000 gatos en nuestro país se han peleado hoy. No estás solo.

Los datos demuestran que las peleas gatunas son más frecuentes de lo que parecen, por lo que nunca viene mal conocer algunos truquillos para saber detenerlas a tiempo. A continuación, te explico algunas medidas eficaces para separar a tus gatos en medio de una pelea y evitar problemas mayores.

Asústalos con un ruido fuerte

Acércate todo lo que puedas, pero sin ponerte en riesgo, e intenta emitir un ruido fuerte que pueda asustarlos y alejarlos de la pelea. Puede ser cualquier sonido, ya que, en cuanto escuchen algo que los distraiga de la lucha, se asustarán.

Por ejemplo, mueve el sofá, deja caer algún objeto al suelo, arrastra una silla o pon un sonido en el móvil.

Ten en cuenta que debes tener cuidado con los ruidos, ya que los gatos tienen los oídos muy sensibles y pueden sufrir daños graves. Por tanto, utiliza sonidos que no sean muy estridentes y puedan dañar a tus pequeños.

Utiliza un spray de agua

Spray de agua para gatosA los gatos no les gusta mucho el agua, así que esta técnica suele funcionar bastante bien. Puedes utilizar una manguera que tengas por casa o una botella para rociarlos con agua. Te aseguro que saldrán corriendo al instante.

Aunque, si quieres evitar llenar todo el suelo de agua o tener que pasar horas secando a tus gatos con el secador, te recomiendo que uses un spray de agua. Si no tienes ninguno, puedes comprarlo en cualquier tienda de hogar o chino por menos de 2 euros.

Ten cuidado con este truco, porque es posible que se vuelva en tu contra y que tus gatos se cabreen contigo durante algunas horas. No te preocupes, volverán a la normalidad más pronto que tarde.

Sepáralos con una barrera resistente

Otra opción es utilizar una barrera resistente para separarlos, pero tienes que tener más cuidado que con los otros remedios, ya que debes acercarte un poco más a la pelea.

Intenta no utilizar cojines, mantas u otros elementos de la casa a los que les tengas cariño, ya que pueden romperlos o empezar a odiarlos.

Puedes utilizar un trozo de cartón grande, una almohada vieja o cualquier otro objeto que pueda crear una barrera entre ellos. Algo que tengas a mano y que pueda distraerlos.

Cosas que no debes hacer cuando dos gatos se pelean

Trucos y consejos para evitar las peleas de gatos en casaAunque es importante que actúes rápido para detener la pelea, debes tener cuidado con tus mininos. Son más listos de lo que crees y, si das un paso en falso, pueden interpretar que intentas formas parte de la pelea o posicionarte del lado de uno de ellos. Por este motivo, es importante que te mueves con cautela, para que vean que solo intentas acabar con la disputa.

El primer consejo que te doy es que te acerques lo mínimo posible y que no intervengas a nivel físico, ya que pueden hacerte daño. La primera vez que separé una pelea de mis dos gatitos, me llevé una gran cicatriz de recuerdo.

Evita gritarles y mucho menos gritarles usando sus nombres. Si lo haces, asociarán tu voz a la pelea y se asustarán cada vez que los llames. Lo mismo ocurre con los silbidos, palmadas o canciones.

No arrojes juguetes mientras se pelean. Pueden creer que tú también tienes ganas de intervenir, intentar pelearse y romper el juguete, o cogerle manía y no volver a utilizarlo.

Pelea de gatos terminada ¿ahora qué hago?

Qué hacer cuando termina pelea gatosPor fin has conseguido acabar con la pelea y todo vuelve a la calma, pero, ¿ahora qué? Seguro que lo primero que se te pasa por la cabeza es castigarlos, pero te aseguro que, lejos de solucionar el problema, no hará nada más de agravarlo.

Los gatos no entienden el castigo físico como lo hacen los perros. No asociarán una agresión a su comportamiento anterior, simplemente pensarán que los estás tratando mal porque eres malo.

El primer consejo que te doy es que los dejes tranquilos algunos minutos, para que puedan calmarse. Además, también sería conveniente separarlos en distintas habitaciones, para evitar que se vean otra vez y se vuelva a producir la pelea. Cuando hayan pasado algunos minutos, puedes entrar en la habitación de cada uno para interactuar con ellos por separado. Intenta pasar un rato con ambos, crea un ambiento cálido, jugad y divertíos.

Puedes darles un premio después del juego, siempre que se porten bien. El refuerzo positivo es la base para educar con éxito a tu gato.

Cuando estén calmados y sus comportamientos vuelvan a ser normales, intenta presentarlos otra vez para que ver cómo reaccionan. Es importante que, a partir de este momento, estés pendiente de cómo se relacionan y se comportan cuando están juntos, para así poder encontrar la raíz del problema. Es muy posible que la pelea haya sido solo un hecho aislado y que no tengas que preocuparte demasiado.

En los días siguientes a la pelea, sería conveniente premiarlos cuando estén juntos, jueguen y se traten bien. De esa forma, asociarán los premios a la buena conducta y disminuirás las peleas gatunas en casa.

¿Por qué es importante evitar las peleas de gatos en casa?

Está claro que nadie quiere que sus gatitos se peleen, pero las razones para evitar estas peleas van mucho más allá de evitar un simple disgusto para los padres o de la tranquilidad del hogar.

Queremos vivir en una casa feliz, tranquila y llena de amor, pero también evitar problemas mayores, como quejas de los vecinos, lesiones físicas, que tus gatos sufran de estrés o que acaben enfermando.

Quejas de los vecinos

Aunque tengas la enorme suerte de no tener al típico vecino pesado que se queja por todo, las peleas de gatos de forma continua pueden provocar que alguno que otro llame a tu puerta para quejarse. Para mí no hay nada más incómodo que tener que hablar con un vecino que no conozco de nada y pedirle perdón por los molestos ruidos de mis mascotas al pelear.

Aprende a evitar las peleas de gatos en casa

Si vives en una casa individual, no tendrás tanto problema, pero si vives en un piso, debes tener cuidado con los ruidos. Si estás leyendo este artículo, deduzco que ya has vivido alguna que otra pelea en casa, así que sabes de sobra el volumen de los maullidos y bufidos que generan tus mininos. Con lo adorables que parecen cuando están tranquilos, ¿verdad?

Ten cuidado en estas situaciones, porque, a parte de los encontronazos con los vecinos, es posible que llamen a la perrera municipal o incluso a las autoridades locales para quejarse de la situación. Algo que no beneficia nada a ninguna de las partes.

Cambio de comportamiento y estrés

Una de las cosas que más preocupan a la hora de evitar las peleas gatunas es que mis gatos empiecen a padecer cambios de comportamiento en casa o, peor aún, que derive en estrés debido a las continuas agresiones.

Un gato que se pelea todo el rato en casa con sus hermanos, no se sentirá a gusto, querrá evitar el contacto tanto con ellos como contigo e incluso estará triste y apagado. Además, es muy posible que pierda el apetito, empiece a perder pelo o que ni siquiera duerma tranquilo, ya que sentirá que debe permanecer siempre en alerta.

Lo más grave de todo no es solo que pierda toda la confianza contigo, si no que este sentimiento a largo plazo puede derivar en estrés crónico. Ya sabemos que esto, en casos graves, puede provocar una bajada de defensas y, por ende, infecciones y enfermedades.

Lesiones físicas y enfermedades

La primera consecuencia directa de las peleas gatunas son las lesiones físicas. Es posible que tengas suerte y solo tengan algunas magulladuras, pero como se hagan daño de verdad, ¡ten el coche preparado para salir corriendo al veterinario!

Si no se actúa rápido y con la ayuda de un especialista, pueden acabar con infecciones víricas o enfermedades como leucemia, peritonitis infecciosa o rabia.

Gato herido por pelea

También debemos tener en cuenta que, después de la actuación del veterinario, la recuperación en casa puede ser lenta y dolorosa. Ver a nuestros gatitos repletos de vendajes y tener que curarlos todos los días no es plato de buen gusto, ni para nosotros ni para nuestras mascotas. ¡Pobrecitos!

Además, en casos extremos pueden quedar secuelas, tener que amputar la parte dañada o incluso sacrificarlos… Aunque, no te asustes, porque estoy seguro de que si sigues los consejos que te he dado durante todo el artículo, ¡no tendrás que preocuparte por nada!

Conclusión

Ahora que ya sabes los diversos motivos por los que tus gatos pueden pelearse y las soluciones que puedes aplicar… ¡Ya estás preparado para acabar con las peleas de gatos en casa!

Recuerda que debes tener paciencia, vigilar sus comportamientos para descubrir la raíz de los problemas y probar las diferentes consejos que te he ido dando durante todo el artículo hasta dar con el más adecuado. Como ya sabes, cada gato es diferente, por lo que es posible que una misma solución no funcione para todos por igual.

Aprende a escuchar sus ronroneos, a interpretar sus movimientos y a descifrar sus estados de ánimos para convertirte en su mejor amigo y así ofrecerles la mejor vida posible. Al fin y al cabo, queremos que sean los reyes de la casa, ¿verdad?

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario