Rascadores para gato baratos y hechos en casa

por admin

Los rascadores son un elemento esencial para que tus gatos no estropeen los muebles de casa. ¿Te atreves a hacer uno? Un rascador hecho en casa no solo será muy barato, es que además será totalmente personalizado.

Cualquier rascador fabricado por ti mismo será más funcional, más divertido y más barato que cualquier otro prefabricado, te lo garantizo. Apúntate al do it yourself.

La satisfacción de hacerlo tú mismo y ver como tu gato disfruta con él es incomparable. ¡Manos a la obra!

Rascadores hechos en casa, la opción más barata

Una de las mejores cosas que tiene internet es que podemos compartir nuestras creaciones e inventos con el mundo entero.

Nosotros llevamos ya unos años creando nuestros propios rascadores, ahorrando bastante dinero y dándole un toque único y personal a nuestra casa. Un mueble rascador DIY te permite darle a tu gato un lugar para afilarse las uñas y jugar respetando la decoración de casa.

¿Sólo para los más manitas?

Una de las excusas que más escucho para no hacer tu propio rascador es la frase: «se me dan muy mal estas cosas, no soy nada manitas». Si eres de este grupo te voy a dar una buena noticia: yo tampoco lo soy. Pero es MUY fácil, más de lo que imaginas.

Rascadores de estante hechos a mano

Si a Otto le encanta…

Aunque viendo una foto de un rascador terminado te puede parecer complicado hacerlo, te aseguro que cualquiera puede hacerlo en casa, todo es ponerse. Los hay más sencillos y más complejos. En este artículo te traigo ejemplos muy sencillos por los que empezar. A partir de ahí podrás complicarlo todo lo que quieras (y puedas).

Materiales necesarios para hacer tu propio rascador

Para fabricar un rascador en casa la inversión que tendrás que hacer es muy pequeña.

Empieza por algo sencillo, ya tendrás tiempo para complicarte con materiales premium o formas complicadas más adelante.

El kit de inicio básico se compone de tres elementos clave: cuerda, silicona y la estructura. Lo mejor de todo es el precio, puesto que se trata de materiales muy económicos. La inversión será bastante menor que el coste total de un buen rascador.

Cuerda sisal

Cuerda de sisal para hacer rascadores caseros

La base de cualquier rascador es la cuerda de sisal.

Comprar una cuerda de buena calidad será imprescindible. La vamos a pegar sobre la estructura y no queremos que se deshilache o estropee muy pronto.

El coste de la cuerda es de menos de 0.5€ por metro. Con una inversión así de pequeña puedes conseguir que tu creación cumpla con los tres principios básicos que requiere todo buen rascador:

  • Resistencia: una mala cuerda puede hacer que en un mes tu rascador se deshilache y pierda su efectividad.
  • Estética: la cuerda será lo más visible de tu rascador casero, escoger una de mala calidad hará que no luzca como debe. Parecerá algo viejo en unas semanas.
  • Funcionalidad: las uñas de tus gatos se afilarán mucho mejor en una cuerda de buena fabricación. Si deja de ser útil para afilarse dejarán de usarlo.

Puedes comprar cuerda sisal en múltiples longitudes, dependiendo de lo que tengas pensado hacer. La cuerda que yo suelo usar es el rollo de 50 metros. También dispones en Amazon de formatos más reducidos (30 metros o 20 metros) si no necesitas tanta longitud.

Otra opción es que la adquieras en tu ferretería de confianza. Asegúrate en ese caso de que es resistente a las uñas de los gatos. Muchas no lo son y no hay nada peor que crear un rascador y verlo destrozado a los dos días.

No sirve cualquier cuerda. Además debe ser de un grosor de 6-8 milímetros como mínimo.

Piensa que cuanto más gruesa sea la cuerda menos vueltas le tendrás que aplicar a tu mueble.

Pistola de silicona

Para pegar la cuerda a la estructura la mejor opción es hacerlo mediante silicona caliente.

Tiene la gran ventaja de que se puede retirar con facilidad sin dejar residuos. Es verdad que es un pegamento tan fuerte como otros de contacto, pero es más que suficiente para un rascador casero. Tu gato tiene fuerza, ¡pero no tanta como para arrancar la silicona!

En función de tu presupuesto te recomiendo dos opciones:

  1. La primera es una pistola económica de la marca Tacklife. Es un modelo que cuenta con buenas reseñas y cuesta menos de 10 euros. Trae de regalo 50 barritas de silicona, suficientes para ponernos en marcha y armar nuestro propio rascador.
  2. Si quieres ir un paso más allá, puedes elegir la que yo tengo ahora (y que me va genial): Bosch PKP 18E. A mí me costó un poquito más, cerca de los 40€, pero la han rebajado. Como pistola de silicona lo tiene todo: parada de goteo, calefactores regulados, 240W de potencia y avance mecánico. El ferrari de los manitas gatunos

No te olvides que vas a gastar muchas barras de silicona si empiezas a fabricar tus propios rascadores en casa. Pásate por una gran superficie y hazte con un buen cargamento. Si eres más de recibir las cosas en casa, tienes muchas opciones disponibles en Amazon.

Estructura

Cada rascador es un mundo y cada casa todavía más. Para gustos los colores, ¿no? Aquí no podemos entrar en grandes recomendaciones concretas. Lo que sí podemos dar son pinceladas orientativas en función de lo que busques.

Si quieres hacer un rascador casero super cool lo mejor es hablar con un carpintero de tu pueblo o ciudad.

Nadie conoce mejor la madera que un verdadero profesional. Explícale al detalle lo que quieres fabricarte y lo que necesitas, te orientará y creará para ti la estructura que desees, con tu imaginación como límite.

Madera para rascadores baratos y hechos en casa

Para rascadores menos exóticos en cuanto a formas, IKEA es una muy buena opción.

A destacar, sin duda, la gama Lack, una de las más vendidas por la firma sueca, que es genial para hacer rascadores baratos en tu propia casa. Estos muebles son súper baratos y tienen una gran variedad de estantes.

No olvides ir siempre a IKEA con los ojos bien abiertos y con la imaginación trabajando (y con tiempo), pues en cualquier sitio puedes encontrar algo que te sirva de idea para crear tu propio rascador.

Ejemplos de rascadores baratos y hechos en casa

No hay mejor manera de entender todo lo que puedes crear que viendo algunos ejemplos de rascadores caseros. Estos están en su mayoría construidos por unos pocos euros pero tienen una funcionalidad y apariencia increíble.

Por norma general, casi todas las modificaciones que se han vuelto virales utilizan como base algún mueble de Ikea. Esto es así por un motivo lógico de precio y disponibilidad: hay Ikea por todo el mundo, los muebles hacen su función y son baratos.

Base Lack de IKEA

Rascador con base Lack de IKEA

Un rascador bonito, barato y cómodo. ¿Qué más se puede pedir?

Si lo que buscas es realizar rascadores de pequeño tamaño para sujetar a la pared, no hay mejor base posible que la colección Lack de Ikea.

Lo más sencillo es comprar un estante individual y rodearlo de cuerda sisal para después fijarlo a la pared. El resultado obtenido es fantástico.

Si buscas complicarte un poco más y te gusta ponerle retos a tu gato, puedes comprar la estantería completa. Te llevará algo más de trabajo forrarla de cuerda, pero cuando lo termines tus gatos fliparán con el resultado y las posibilidades para jugar.

Base Frosta de IKEA

Si ya te has atrevido con la Lack o si prefieres complicarte un poco más, el siguiente paso es ir a por el taburete Frosta, también de IKEA.

Sí, has leído bien, la base de este rascador en realidad es… ¡un taburete de 10€!

Rascador con base Frosta de IkeaAquí la cosa se complica un poquito más pues necesitaremos tirar de algo más que pegamento y cuerda. Te hará falta un taladro, cinta de doble cara, pegamento, tornillos, cola blanca y cinta de carrocero. Nada que te intimide, pero esto se pone serio.

Tienes las instrucciones al completo para construir esta maravilla en IKEA Hackers. Te aconsejo hacerle una ligera modificación y pegarle cuerda sisal en la parte superior de los estantes. Tus gatos lo agradecerán pues mejorará el agarre de sus uñas, sintiéndose más seguros en cada salto.

Rascador de base 100% natural

¿Eres un amante de la naturaleza? Eco, Bio, Vegan… En ese caso este rascador no debe faltar en tu casa, o por lo menos uno parecido.

Está hecho con troncos de árbol, respetando la forma original de los mismos y dándole a cada rascador un estilo único.

La gran complejidad de este tipo de rascador será encontrar el árbol ideal para tu hogar. Piensa en el tamaño, la anchura, la altura disponible y el color de la madera. Una vez tengas la madera que buscas, deberás tratarla para que sea más resistente y atornillarla a la base o bases donde se apoyará el tronco.

Rascador 100% natural para tu gatoPuede que te lleve semanas completar las instrucciones, incluso meses si vas poco a poco… ¡pero si lo terminas no dudes en enviarnos una foto! Será increíble y ante todo, único. La pondremos aquí con las demás para que la vea todo el mundo.

Rascadores verticales para la pared

Me encantan este tipo de rascadores por dos motivos: son muy sencillos de hacer y ocupan poquísimo espacio. Esto los hace ideales para casas pequeñas, donde no saturar el espacio libre con rascadores gigantes es clave.

Para realizar un rascador vertical de pared necesitas muy pocos materiales:

  1. Una sección de madera lisa o curva
  2. Anclajes para la pared (recomendables al menos dos, ya que tu gato hará mucha fuerza)
  3. Y un material donde rascar
Rascadores verticales que ocupan poco espacio

¿Vives en un apartamento o un loft? Si tienes poco espacio, estos rascadores son ideales para tu casa

Si el rascador es curvo es más sencillo poner cuerda sisal, que por rendimiento y precio siempre será la mejor opción. En el caso de que sea plano, lo más sencillo suele ser adaptar una lámina prefabricada como esta o esta otra a tu nueva creación.

No tengas miedo a jugar con las formas, y no te limites a los cuadrados o rectángulos típicos. Si eres manitas, puedes hacer rascadores increíbles colgados en la pared. Al final de este artículo encontrarás una galería con más rascadores de este tipo, por si necesitas algo de inspiración.

Rascadores de suelo

He tenido muchos muchos gatos en mi vida y, si algo he aprendido, es que los gustos varían mucho de uno a otro.

La mayoría prefieren los rascadores verticales, pero algunos aman los horizontales.

Si tu gato es de este tipo, no lo dudes y hazle un rascador de suelo.

Rascadores baratos y hechos en casa para el suelo

Para hacer un rascador como el que ves en la imagen necesitarás dos tablas de madera de la misma anchura. La longitud determinará la inclinación del rascador. Siempre que los he hecho le he dado 15º o 20º de inclinación, pues creo que favorece bastante la estabilidad. Si lo haces sin inclinación el gato resbalará al afilarse.

La construcción no puede ser más sencilla: pega los dos trozos de madera con cola y si lo deseas pinta la madera. Para finalizar pega con silicona la cuerda sisal alrededor de la parte más larga.

Puedes fijarlo al suelo si tienes claro que no se va a mover del sitio, o encajarlo en algún lugar. De ese modo facilitarás a tu gato el uso, pues no se moverá del sitio.

Tres en uno: rascador, casa y cepillo

Este fue mi segundo rascador hecho en casa. Lo tiene todo, hasta el precio. Aunque veas en la foto al gato enfadado te aseguro que le encanta su nueva casa-cama-rascador.

La base del rascador es un cubo de la popular serie KALLAX, y sólo te costará 14,99€.

En la parte lateral se usa como rascador un felpudo cualquiera (mejor si tiene motivos gatunos). De forma alternativa puedes optar por envolver un lateral entero con cuerda sisal.

Rascador barato tres en uno de IKEAEl toque final viene con un cepillo de cerdas duras (puedes encontrarlo en un chino o en cualquier gran superficie) que le encantará a tu gato. Te recomiendo pegarlo con un pegamento de contacto como Super Glue, ya que tu gato hará bastante fuerza para rascar su cabeza y cuello contra él.

Si no te gusta la estética del cepillo, puedes optar por uno específico para gatos, como los que venden en Amazon por 6-7€. Lucirá mejor y está pensado para que tu gato vuelva una y otra vez a rascar su cabeza y cuello.

No olvides rociar un poquito de hierba para gatos o de Feliway Scratch en el cepillo, eso hará que lo utilice desde el primer momento.

Descubre tus límites

Cuando digo que el límite lo pone tu imaginación, es cierto. Formas, materiales, funcionalidad… todo lo que se te ocurra es posible y tiene como tope tus manos, tu paciencia y tu tiempo.

rascador de madera oscura

Es cierto que la habilidad juega un papel clave, pero te daré un consejo para estancamientos: no tengas miedo de acudir a un profesional si te estancas. Por importes más razonables de lo que imaginas cualquier carpintero hará maravillas con la madera.

Se pierde un poco de magia, pero sigue siendo tu idea y podrás seguir diciendo que lo has fabricado tú en casa

Galería con más ejemplos de rascadores baratos y hechos en casa

En muchos casos lo que nos falla es la inspiración, pero en la era de Internet esto puede considerarse un pecado. Por eso he pedido a mis compañeros y amigos que buscasen sus rascadores caseros favoritos, y hemos hecho una galería que te va a encantar.

Si lo que te faltaba solo era la idea, ¡ahora ya no tienes excusa!

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario