¿Por qué mi gato no entierra sus cacas? Esta es la solución

por Gonzalo

Yo he tenido 6 gatos ya, y dos de ellos siempre me dejaban sus cacas encima de la arena, con el consecuente olor en toda la casa. Si un gato no entierra sus necesidades en su arenero puede solucionarse, seguro que piensas que no sabe hacerlo, pero incluso para los gatos más torpes existe una solución.

Lo primero será observarlo y ver qué falla, puede que lo intente pero no consiga echar arena sobre sus deposiciones o puede que ni siquiera lo intente; que pose sus heces sobre la arena y se vaya tan tranquilo. ¡Hay de todo!

¿Por qué mi gato no entierra sus cacas? Esta es la solución

Más del 90% de las veces la solución será mejorar las condiciones de su cuarto de baño. Una arena que le guste más (a cada gato le gusta una arena diferente), una bandeja sanitaria con más capacidad, una limpieza más exhaustiva de su wc…

Soluciones hay muchas, te las voy a contar todas para que tú encuentres la que funcionará con tu gato. Y vamos a ver por qué pasa, será importante para saber por qué el animal no entierra sus cacas nunca y cómo conseguir que lo haga.

Los gatos NO entierran sus cacas «para ser limpios»

Aprende a evitar el mal olor del arenero de tu gatoQuizás ya sepas que el gato es un animal súper limpio. ¡Y así es! Se tiran tardes enteras pegándose unas duchas de campeonato. Por ese motivo existe la creencia popular de que los mininos tapan o entierran las cacas por una cuestión de higiene, y no es el caso.

El motivo real por el que un gato entierra sus cacas de forma instintiva es para evitar que «ser cazado». Como ya sabrás, el olor del pipí de gato es muy fuerte para marcar el territorio (y evitar que otros animales se cuelen en lo que consideran su territorio). En definitiva, es una forma de marcaje.

Pero, en lo que ellos consideran «su hogar», entierran sus deposiciones para evitar que un predador pueda detectarlos y cazarlos.

Sin embargo, dentro de una casa, ese riesgo desaparece y enterrar o no se convierte en una cuestión de dominio. Por ese motivo, por norma general, los gatos dominantes en su territorio (su casa entera o alguna habitación) no tapan sus heces para dejar claro que ahí mandan ellos. En cambio, los gatos sumisos tienen el comportamiento opuesto, cubriéndolas para no dejar que su olor pueda generar conflicto.

Si tienes un único gato no existirá ese problema, por lo que conseguir que tu gato tape sus cacas con la arena será más sencillo.

Motivos por los que un gato no entierra sus cacas (y soluciones)

Las causas por las que tu gato no entierra sus cacas en la arena pueden ser varias. Sin embargo, la solución en la mayoría de casos no será complicada.

Deberás recordar si es algo que ocurre desde siempre o si ha empezado a no cubrir sus cacas recientemente; para valorar qué es lo que ha cambiado si antes las tapaba.

A continuación, vamos a ver todos los casos posibles para que sepas detectar la causa por la que lo hace tu gatito. Así no tendrás que volver a tapar sus «regalitos» tú mismo.

Problemas de comportamiento o estrés

Problemas de comportamiento, uno de los motivos por los que tu gato no tapa las cacasLos problemas de comportamiento en casa, como las peleas de dos gatos o el estrés (por cambios o mudanzas) son el motivo más habitual del problema que nos ocupa.

El caso más común de todos ocurre cuando dos o más mininos han de compartir un único arenero. ¡Se puede liar un buen follón! Para evitarlo tan solo tienes que poner un arenero para cada uno y, de esa forma, evitarás que haya problemas de comportamiento y que no tapen las cacas para marcar.

También puedes usar las famosas «feromonas de la felicidad» para gatos, pues ayudan a reducir los conflictos y a hacer que vivan más relajados. Yo las aconsejo siempre en cualquier problema de comportamiento. No obstante, si vas a poner un arenero para cada uno, es una buena idea dejar las feromonas enchufadas durante unos días para facilitar la transición, ayudará a lograrla más rápido.

¡Atención! Igual que algunos gatos no tapan sus cacas, otros pueden cubrir las del resto de la «familia», y eso hace que el problema pase desapercibido durante meses o incluso años. Vigila (sin pasarte, que no les gusta) a tus mascotas cuando vayan al arenero y así podrás descubrir si las tapan bien.

El arenero está demasiado sucio

El estrés del trabajo, el teléfono que no para de sonar, o el tiempo que le dedicamos a Instagram… los compromisos y otros muchos factores hacen que las 24 horas del día se te queden cortas. Por todo ello, el arenero de nuestras mascotas sufre las consecuencias, y luce con restos de pis y cacas de hace varios días. A tu gato no le hará ninguna gracia y… ¡tiene toda la razón!

Para nuestras mascotas es muy importante que el arenero se limpie, si es posible, todos los días. Por eso, si no se limpia a diario, existe la posibilidad de que vayan a hacer sus necesidades y crean que está sucio.

Eso puede significar que hagan sus necesidades fuera del arenero o que no tapen las deposiciones nuevas para no mancharse con las antiguas. Pero, de nuevo, la culpa no es suya, ellos solo quieren hacerlo lo mejor posible, ¡no les eches la bronca!

A mí lo que me funciona desde hace muchos años es integrar la limpieza del arenero en mi rutina diaria. Así es, igual que desayunas, te lavas los dientes o haces tus 15 minutitos de Yoga. Quitar las cacas del arenero de tu minino te llevará solo 5 minutos y, en el fondo, gastarás el mismo tiempo si lo haces todos los días que si lo haces de vez en cuando, ya que la cantidad de restos a retirar no va a cambiar. Así que tiene sentido que lo tengan limpio cada mañana, ¿no crees?

Si no te gusta limpiarlo a diario o si no te es posible hacerlo por algún motivo, puedes recurrir a los areneros automáticos. Conozco algunas personas que los tienen y están encantados. Su funcionamiento es simple: filtran la arena para reutilizarla y se quedan con las heces y el pipí en un depósito que puedes vaciar cada varios días. ¡Lo hace por ti!

¡Tu gato no sabe enterrar sus cacas!

Tipos de arena para gatosQuizás te parezca increíble, pero es así, hay algunos gatos que no saben enterrar sus cacas. Simplemente no lo hacen porque no es algo innato para ellos (porque no lo aprendieron en su día de su madre). Puedes enseñarlo o, más fácil, poner un tipo de arenero más grande donde pueda escarbar mejor.

Yo he visto ya todos los casos posibles. La gata que adopté en primer lugar, las enterraba con solo unas pocas semanas de vida y sin ningún problema. En cambio, el segundo no las enterraba cuando era pequeño, pero con el tiempo empezó a hacerlo, quizás a raíz de ver a su compañera de casa.

Lo bueno es que puedes enseñar a tu gato a tapar las cacas (sobre todo cuando son pequeños). Para ello debes ayudarlo con su propia patita a mover la arena para que vean que las pueden enterrar ellos mismos sin problema.

La mayoría reaccionan de forma positiva y entienden con rapidez que lo pueden lograr por ellos mismos. Además, una vez que empiezan a hacerlo es raro que pierdan ese comportamiento (sobre todo si le das como premio un poco de su adorada malta cada vez que lo haga bien mientras dure esa fase de aprendizaje).

Arena de baja calidad y/o en poca cantidad

Una de las causas más habituales por las que un gato no entierra sus cacas es porque no le gusta la arena. Nuestras mascotas se adaptan bien a casi cualquier cosa, sin embargo, una arena de baja calidad trae problemas evidentes: se pega en las patas, no aglomera, huele mal en poco tiempo y se arrastra con dificultad. Todo lo que no le gusta a tu gato.

Si tu gato tiene poca arena en su caja es probable que «pase» de tapar las cacas porque le cuesta demasiado hacerlo. Ten siempre arena de sobra en su arenero, ya que poner menos no va a hacer que te dure más tiempo, sino todo lo contrario.

Existen varios tipos de arenas: absorbente, mineral, aglomerante, de sílice, ecológica… a cada gato le gusta una diferente. No dejes de probar las que te ya te hemos recomendado en otras ocasiones de cada tipo, hasta encontrar la que le guste y conseguir que entierre sus cacas.

Ten en cuenta que, al elegir una arena, el precio no lo es todo. Por norma general, las arenas más caras son mejores y duran más, pero no por ello le va a gustar más a tu minino. Por ejemplo, mis fierecillas odian la arena de sílice por mucho que cueste, pero la fina y aglomerante les vuelve locos. Mejor no cambiársela…

La solución es tan sencilla como evidente. Haz el cambio a una arena que aglomere, que tape los olores y que no se pegue. Y sobre todo observa si tu mascota se adapta bien a ella, ya que, de lo contrario, tendrás que ir probando hasta dar con la que le gusta. A partir de ahí, intenta ponerle siempre la misma, son animales de costumbres y es nuestro deber respetarlas.

RECOMENDAMOS: ARENA AGLOMERANTE SANICAT
  • Muy buen precio por kilo,
  • no tiene polvo,
  • huele bien y
  • aglomera como debe hacerlo.
# Vista previa Producto Precio
1 Sanicat clumping + marseille soup 10L, azul Sanicat clumping + marseille soup 10L, azul 6,99 EUR
NO RECOMENDAMOS: ARENAS DE SÍLICE
  • Mis gatos no pueden ni verla, si se la pongo se mean fuera;
  • es difícil de recoger y limpiar,
  • huele mal a los pocos días.

Tamaño del arenero demasiado pequeño

ArenaCuando nuestros mininos son pequeños cualquier caja les puede valer para hacer sus necesidades, sin embargo, a partir de los 6-8 meses de vida, necesitan un arenero de un tamaño razonable para estar cómodos y poder tapar sus cacas.

Mi recomendación siempre es tener, como mínimo, un arenero de tamaño medio o grande por cada dos gatos, pero si puede ser por cada uno de ellos, mejor.

Si tienes más de un gato en casa, entonces tendrás que ir a por un arenero de tamaño extra grande y, si te lo puedes permitir, mejor que sean dos similares. De hecho, los expertos en comportamiento gatuno aconsejan tener un arenero más del número de felinos que tenemos por casa. Es decir, si tienes 4 gatos, lo ideal es ponerles 5 areneros. Son muchos, es cierto, pero se trata de su bienestar diario.

Problemas de salud y enfermedades

Algunas enfermedades pueden hacer que un gato no entierre sus cacas. Se da sobre todo con problemas de salud de tipo infeccioso, óseo o degenerativo. Por ejemplo, una muy frecuente es la artritis. Sin embargo, en los últimos años se ha observado que algunas mascotas con cáncer también dejaban las heces encima del arenero.

¿Tu gatito se mete en el arenero y se queda allí acostado, tumbado e incluso durmiendo? Si esto sucede es posible que tenga alguna enfermedad en el tracto urinario o incluso problemas de diarrea que le causan inseguridad.

Otro problema común por el que un gato no entierra sus cacas es por dolores en las patitas o en las uñas. Sucede con más frecuencia en gatos de exterior, ya que se meten por cualquier parte y se hacen daño. Revísale las patas muy bien y quizás descubras el origen del problema.

Ante todo no te alarmes porque las posibilidades de que esto suceda son muy bajas. A pesar de ello, debes tenerlo presente y valorarlo, sobre todo si el resto de causas que hemos comentado no se ajustan a tu situación. En ese caso sí te aconsejamos realizar una visita al veterinario para pasar una analítica y un chequeo general. Ganarás en tranquilidad.

Mala colocación del arenero

mantén limpio el arenero de tu gato para evitar el mal olorEste es otro de los problemas más sencillos de resolver y, sin embargo, es de los más veces he visto en casa ajena por desconocimiento de la situación o, en otras ocasiones, por problemas de espacio. Tu mascota a modo de protesta por la ubicación del arenero podría no tapar sus cacas e incluso hacer caca fuera.

Pero, ¿cómo puedes acertar con la colocación del arenero? Sigue estos 6 consejos que te doy y no fallarás:

  1. Nunca lo pongas cerca de sus comederos y bebederos, ya que, como es lógico, tu minino no querrá ir al baño cerca de dónde come y bebe.
  2. Evita zonas con baja ventilación en las que el olor se pueda acumular. Tampoco sirve ponerlo cerca de un ambientador, ya que los felinos tienen un olfato distinto del nuestro y el truco de encubrir el olor con otro más potente no funciona con ellos. Puede incluso ser peor y alejarlos.
  3. ¿Tienes el arenero en la cocina? No te lo aconsejo, pero si es el caso, ponlo lo más lejos posible del cubo de basura.
  4. Tu gato necesita intimidad. Si no se la das, irá al baño deprisa y corriendo y, probablemente, no tapará sus cacas y pipís. Lo mejor es que esté en una habitación tranquila.
  5. Pon el arenero lejos de cualquiera de sus zonas de descanso. No tiene porque ser una cama o un rascador, cualquier sitio en el que tu mascota pase mucho tiempo debe estar alejado de su baño particular.
  6. ¡Nada de ruidos! Si sitúas el arenero cerca de fuentes de sonidos que le asusten como el tráfico de la calle o una lavadora, podría no tapar sus cacas.

Al final se trata de aplicar el sentido común por encima de todo. Sitúa su arenero en una zona abierta, bien ventilada, con cierta privacidad y lejos de otros olores agresivos (sigue nuestros trucos para evitar el olor del arenero de tu gato).

Si puedes permitirte (por clima o por las condiciones de tu casa) poner un arenero exterior, ya sea en la terraza o en el jardín, es una buena idea. Sin embargo, resulta aconsejable tener otro arenero grande y cómodo dentro de casa por si las moscas, ya que no siempre querrá salir fuera. ¡Es que son unos sibaritas!

Para mí, el mejor arenero para casa, limpio, grande y con buen precio es este con entrada superior y mucha capacidad:

close
Aprende trucos para que tus mascotas vivan a cuerpo de rey, con el presupuesto de un mendigo.
Es 100 % gratis. Dejar de recibir los mensajes también.

No enviamos spam. Política de privacidad.

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario