Los 7 cuidados clave para un gatito ¡haz que crezca sano y fuerte!

por Carlos

Aportar los cuidados adecuados para un gatito pequeño es muy importante para garantizar que su crecimiento sea sano y correcto.

Si te descuidas en esos meses tan importantes, podrían aparecer problemas de conducta, no desarrollaría bien sus instintos y, en el peor de los casos, hasta podría padecer alguna enfermedad.

¿Quieres saber cómo evitar todos estos problemas y lograr que crezca con salud?

Los 7 cuidados clave para un gatito ¡haz que crezca sano y fuerte!

Los cuidados que necesita un gato pequeño en realidad no son nada del otro mundo. Cualquier persona podrá dárselos.

Por eso te contaré en todo momento consejos sencillos y fáciles de entender y llevar a la práctica. De ese modo no tendrás problemas y conseguirás que tu pequeña mascota crezca sana, fuerte y pasándoselo en grande. ¡No se puede pedir más!

¿Por qué son importantes los cuidados para un gato pequeño?

7 Cuidados para un gato pequeño

Los 12 primeros meses de vida condicionarán el futuro de tu mascota. Es cuando se desarrollan sus órganos, huesos, músculos y todo su cuerpo en general. Por tanto, dicho en otras palabras: el bienestar y la salud de tu gatito durante el resto de su vida dependen de un primer año en el que reciba todo lo que necesita.

Esta situación se magnifica cuando se trata de un cachorro que ha sido separado de su madre antes del segundo mes. Esto es algo habitual en gatos adoptados o encontrados, pero es peligroso por los trastornos que puede conllevar, especialmente si hablamos de la alimentación con leche (siempre maternizada).

Estos son los 7 cuidados para un gatito joven

A continuación te voy a contar todo lo que necesitas saber acerca de los cuidados para un gatito.

Con estos consejos le garantizarás a tu pequeño león unos primeros meses excelentes en materia de salud, crecimiento y diversión. ¡Vamos a por ello!

Microchip, vacunación, desparasitado y revisiones frecuentes

Microchip para gatos pequeñosCasi todos los cuidados para un cachorro de gato están pensados para evitar problemas futuros. Puede parecer algo obvio, ¿verdad? Sin embargo, hay personas que adoptan un gatito y luego se olvidan de lo importante que es cuidar su salud y reducir las posibilidades de que nos llevemos todos algún disgusto.

Estos son los tres puntos clave en cuanto a prevención:

  1. Microchip: no es obligatorio pero resulta recomendable. Incluso aunque tu gatito no salga nunca de casa si tiene chip ganarás en tranquilidad ante un posible despiste. ¡No olvides que cuando son pequeños les encanta explorar y podría escaparse por cualquier lado! No te costará demasiado y se hace una vez en la vida. Así quedará registrado a tu nombre para siempre. Además, si se lo pones, ¡puedes instalar una de esas gateras con lector de chip tan modernas!
  2. Vacunación: comienza a los dos meses de edad y se extiende por otros dos meses más. Tienes que ponerle en el veterinario la primera dosis de la trivalente (panleucopenia, calcivirus, rinotraqueitis) y la primera vacuna contra la leucemia felina. Tras ello llegarán las segundas dosis de ambas vacunas y, finalmente, la vacuna contra la rabia. ¡Listo para la acción! Si bien se consideran todas opcionales excepto la trivalente, mi consejo es que le pongas cada una de ellas, sobre todo si va a salir fuera de casa y va a «tener movida» con otros gatetes.
  3. Desparasitado: también genera cierta controversia en el mundo felino. Algunos piensan que desparasitar a un gato que no sale a la calle no tiene sentido. Sin embargo, yo te aconsejo desparasitar siempre, tanto si tu gato es un aventurero como si no lo es. Los parásitos entran por cualquier parte y tu mascota no tiene que salir a la calle para cogerlos. Para hacer las cosas bien hay que desaparasitarlo antes de ponerle la primera vacuna, es decir, con un mes o mes y medio de edad. Y continuar cada 3-6 meses.

Además de estos tres pasos no puedes olvidar las revisiones en el veterinario. Los gatos con unos meses de edad no deben ir de año en año como los adultos, deberían acudir cada 2 o 3 meses a la clínica para revisar que todo marche bien, de esa forma aumentarás las posibilidades de aportarle un crecimiento saludable y una edad adulta sana y feliz.

Comida específica para gatitos

A estas alturas de la vida todos tenemos muy claro que la alimentación es algo indispensable para tener salud y bienestar día a día. Hablo de los humanos, claro; pero por supuesto lo mismo se aplica a nuestras mascotas. Por ese motivo necesitas adecuar la alimentación de tu mascota a sus particularidades, del mismo modo que es aconsejable alimentarlo con un pienso especial cuando ha sido esterilizado tendrás que darle un pienso para cachorros cuando es pequeño.

Casi todas las marcas de pienso para gatos tienen versiones kitten o junior que son adecuadas para los que tienen pocos meses de edad. Sin embargo, ¿merecen la pena?

Mi experiencia me dice que sí: lograrás aumentar las defensas de tu pequeña mascota, hacer que crezca fuerte y rápido (por el alto contenido en proteína) y, por encima de todo, evitar los temidos y frecuentes problemas de salud urinaria cuando sea adulto.
Más vendido Nº1
Friskies - Gato Junior con Pollo, Leche y Verduras añadidas, 1,5 Kg
  • Crecimiento saludable, gracias a proteínas de alta calidad
Más vendido Nº2
ultima Pienso para Gatos Junior de 1 a 12 Meses con Pollo, Pack de 6 x 400 gr - Total 2.4 kg
  • Pienso para Gatos Junior: Contiene los ingredientes óptimos para una alimentación equilibrada

Esta alimentación se debe utilizar a partir del segundo mes de vida y hasta que el animal cumpla un año. Una vez pase este periodo puedes hacer una transición gradual al pienso estándar o bien puedes usar uno específico para su condición (esterilizado, raza específica…).

Si tu mascota tiene menos de dos meses NO es aconsejable utilizar un pienso seco. Lo ideal es que se alimente con la leche de su madre, no obstante, si esto no es posible, la mejor solución para su crecimiento es la leche maternizada para gatos.

Cuidado con las plantas y objetos potencialmente peligrosos

Cuidado con las plantas y los gatitosNunca te fíes de un gatito. No hacen nada con maldad, pero son muy traviesos y curiosos. Pueden causarse a ellos mismos algunos accidentes fatales para su salud. Así que te toca a ti prevenir.

Uno de los problemas más habituales es la intoxicación por masticar o comer plantas tóxicas para su sistema inmune. Algunas están en millones de casas como los potos o la hiedra, pensamos que son inofensivas pero pueden llegar a causar la muerte del animal. Por tanto, si adoptas, compras o te regalan un gato, una de las primera acciones será quitar estas plantas de las habitaciones por las que pase nuestra nueva mascota.

Lista de plantas de hogar tóxicas para gatos
  • Amaryllis (Amaryllis spp.)
  • Narciso de otoño (Colchicum autumnale)
  • Ricino o higera infernal (Ricinus communis)
  • Crisantemos (Chrysanthemum spp.)
  • Narcisos (Narcissus spp.)
  • Diefembaquia (Dieffenbachia spp.)
  • Hiedra (Hedera helix)
  • Jacinto (Hyacintus orientalis)
  • Kalanchoe (Kalanchoe spp.)
  • Lirios (Lilium spp.)
  • Convalaria o lirio de los valles (Convallaria majalis)
  • Adelfa (Nerium oleander)
  • Lirio de paz (Spathiphyllum spp.)
  • Poto (Epipremnum aureum)
  • Cica o Palma de Sagú (Cycas revoluta)
  • Tomillo español (Coleus ampoinicus)
  • Tulipán (Tulipa spp.)
  • Tejo (Taxus spp.)
  • Flor de Pascua (Euphorbia pulcherrima)
  • Cerezo de Jerusalén (Solanum pseudocapsicum)

Por otro lado están los objetos peligrosos. Recubre los cables con un protector especial ya que les encanta morderlos y se pueden electrocutar. Esconde las agujas y otros objetos pequeños que puedan tragar y ser peligrosos para su salud. ¡Vigila las ventanas para evitar que pueda colarse por una de ellas! Y ante todo, si tienes la sospecha de que haya podido tragar algo que no debería o que tiene una intoxicación, no pierdas el tiempo y acude lo antes posible al veterinario.

¡Hora de jugar!

Los gatitos con pocos meses son como un interruptor. O duermen tan profundo que ni un terremoto les despierta o quieren jugar con una intensidad increíble. Esta conducta solo dura unos meses y, aunque a veces sea un poco agobiante por su insistencia, te aconsejo que la disfrutes al máximo porque la mayoría pierden esas ganas locas y las echarás de menos.

El juego es muy importante para los gatitos jóvenes. Ganará en calidad de vida y salud mental. Además mejora su estado físico, fortalece el sistema inmune y hace que en el futuro sea un animal más sociable y divertido.

Ten en cuenta que en los primeros meses de vida tienen un control limitado de sus garras. Por ello quizás te interese mantener sus uñas cortadas con cierta frecuencia (hazlo siguiendo estos pasos). De esa forma evitarás arañazos en tu piel, destrozos en la ropa y harás una labor de prevención para los sofás de vuestra casa.

En el caso de que ya haya otras mascotas en el hogar hay que tener especial precaución. Las peleas de gatos en casa en ocasiones se pueden desmadrar y tener consecuencias inesperadas. Los perros, por su parte, tienen más paciencia y se llevarán mejor con el gatito, pero no dejes de vigilarlos si quieres evitar sustos indeseados.

Vigila las bolas de pelo y dale su ración semanal de malta

La malta ayuda a la digestión felinaLas bolas de pelo y sus vómitos son un problema permanente a lo largo de la vida de muchos gatos. Sin embargo, es de especial importancia controlarlas cuando tienen pocos meses de edad, ya que su garganta es más pequeña y se atragantan con mucha facilidad. Y hay riesgo de consecuencias fatales que deberías evitar.

¿Tu gatito es de pelo corto y crees que por eso no hace bolas de pelo en su estómago? ¡Te equivocas! Las razas de pelo corto como el Común Europeo generan más bolas de pelo ya que tienen una mayor densidad capilar para compensar la corta longitud de su pelaje. Es una creencia común y equivocada pensar que este problema afecta más a las razas de pelo largo.

Los cuidados adecuados para un gato kitten te permitirán evitar las bolas de pelo con mucha facilidad. Tan solo necesitas darle un poquito de malta de vez en cuando, mantener el pelaje bien cepillado todas las semanas y vigilar que beba la suficiente agua para prevenir que las bolas de pelo se atasquen en su garganta o estómago. ¡Nada más!

¿Problemas para ir al baño? Soluciónalos con este truco

El problema más desconocido (y uno de los más graves) a los que se puede enfrentar un gato pequeño es la imposibilidad de hacer caca en el arenero. Se meten dentro, lo intentan y no son capaces, algo que les puede provocar una obstrucción con consecuencias tan fatales como la muerte. De hecho esta es una de las principales causas por las que se operan a gatos pequeños.

Este tipo de problemas escatológicos pueden resultar un poco desagradables para algunas personas. Sin embargo, son nuestros compañeros para lo bueno y también para lo malo, debemos ayudarles siempre.

Pasos para ayudar a un gatito a hacer caca:

  1. Coge una toalla húmeda o un algodón ligeramente humedecido con agua o aloe vera.
  2. Presiónale suavemente la zona del ano durante unos segundos y estimula con cuidado.
  3. Deja que intente hacer caca y, si no tiene éxito, repite de nuevo los dos primeros pasos.

Intenta ser suave en todo momento. El objetivo es hacer solo la estimulación necesaria para que pueda expulsar las heces. Una vez comience puedes desentenderte del proceso ya que se valdrá por él mismo.

No te fíes de su pequeño tamaño y ofrécele un arenero grande

Tipos de areneros para gatosUno de los errores más frecuentes que siempre me encuentro es ofrecer al cachorro un arenero pequeño. Como lo vemos tan poca cosa creemos que es suficiente. Sin embargo, es conveniente que el gatito se vaya adaptando a un arenero grande, estará más cómodo y así se acostumbrará y usará el mismo de adulto. ¡No olvides que crecen muy rápido!

Pero, ¿qué tipo de arenero es el más adecuado para un gatito? Si solo tiene uno o dos meses de edad no le pongas todavía un arenero de entrada superior ya que quizás no pueda subirse o sepa entrar en él. Sin embargo, si ya salta sin problemas alturas de 30 o 40 centímetros y te gustan los areneros verticales (ensucian y huelen menos) no hay problema en ponerle el mismo que usará de adulto.

Las enfermedades más comunes en un gato pequeño

El sistema inmune de los gatitos no está a pleno funcionamiento hasta que no llegan al año de edad.

Además, cuando son pequeños, la posibilidad de contraer algunas enfermedades o problemas de salud aumenta si no los vacunamos o las prevenimos. De ahí que sea necesario conocer cuáles son las enfermedades más comunes en un gato pequeño y la mejor forma de evitarlas.

Otitis

Trucos y consejos para limpiar las orejas de tu gatoProbablemente la más común y también una de las más molestas para tu pequeña mascota. Esta inflamación del oído conlleva molestias constantes y un dolor agudo, pérdida de la capacidad auditiva y puede llegar a derivar en algo más grave si no se trata a tiempo.

Por ello el pobre se rascará la oreja de forma continua e incluso puede llegar a hacerse heridas.

Se puede evitar en la gran mayoría de los casos si se realiza una correcta desparasitación. Además, necesitas vigilar que tenga siempre los oídos limpios o hacerlo tú mismo, puesto que es una de las zonas que más suciedad acumulan y que peor se pueden limpiar ellos por su cuenta. ¡Máxima precaución!

Leucemia felina

Sin duda alguna es la enfermedad más preocupante para un gatito. La provoca un retrovirus y las probabilidades de que se convierta en mortal son altas si el animal la contrae. Se transmite a través de la saliva, de la sangre e incluso de la madre al hijo en el periodo de gestación y lactancia.

Los síntomas más habituales de esta grave enfermedad es el nulo apetito, manchas o heridas en la piel, pérdida de peso repentina, anemia y una falta de aseo atípica en un felino.

Para evitar la leucemia felina es esencial vacunarlo. Ninguna de las vacunas ofrece una protección completa contra el virus. Sin embargo, evita la gran mayoría de contagios y previene el desarrollo grave de la enfermedad con muchas garantías. Por otra parte, aunque hay efectos secundarios, son de un porcentaje mínimo y casi irrelevante, así que en ningún caso debe tratarse de un factor determinante para no vacunarlo.

Si tu minino contrae el virus de la leucemia felina y no está vacunado existen tres posibilidades:

  1. Desarrollo de anticuerpos: es la situación ideal. Algunos felinos desarrollan anticuerpos que logran evitar de forma natural el desarrollo de la enfermedad.
  2. Enfermedad asintomática: aproximadamente un 0,5 % de los gatos domésticos son portadores del virus de la leucemia felina pero no desarrollan la enfermedad. No obstante, al igual que sucede en algunos casos con el SIDA en humanos, sí pueden transmitirla.
  3. Desarrollo de la enfermedad: es la situación menos deseable y a la vez la más habitual. El desarrollo de esta enfermedad conlleva en muchos casos la muerte del animal.

Panleucopenia felina o «moquillo»

El moquillo es el gran temor de cualquier veterinario (por su dificultad para ser tratado). Se trata de un parvovirus resistente y contagioso que acaba con la vida de muchos felinos.

Afecta, al igual que sucede con la leucemia, a todos los gatitos que no estén vacunados contra él, así que de nuevo, ¡no te saltes la vacunación!

Los síntomas que provoca el «moquillo» son por lo general un aumento de la temperatural corporal (fiebre) y problemas digestivos (diarrea con sangre o vómitos). Si los observas en tu gatito no dudes en llevarlo al veterinario para un análisis de sangre o heces que permita detectarlo lo antes posible. En caso de ser positivo, empezar el tratamiento con prontitud hace que las posibilidades de supervivencia aumenten de forma dramática.

Peritonitis o PIF

Tipos de arena para gatosOtra de las enfermedades comunes (y más temidas) en gatitos es la peritonitis. La causa un coronavirus, pero no tiene nada que ver con el SaRS-CoV-2 de los humanos.

Se trata de una enfermedad sin cura por lo que es imprescindible seguir las pautas de vacunación con el fin de evitarla. En el caso de que el animal la contraiga son muy malas noticias.

La transmisión de este virus es más común entre animales que salen al exterior. El motivo es que se transmite por lo general mediante las heces: el portador del virus (sano, no desarrolla la enfermedad) lo suelta al defecar, y es ahí cuando tu mascota puede contraerlo porque es muy infeccioso, igual que la COVID-19 en humanos.

Provoca diarrea, vómitos y de forma más destacada unas manchas rojas en los ojos o edemas corneales.

Para detectarlo la prueba más sencilla es realizar una PCR al animal. En caso de ser positivo, se buscará minimizar sus daños e intentar mejorar la calidad de vida del gatito, pero no es posible curarlo, como ya te contaba.

Por otro lado, la vacuna se considera opcional, y si bien algunos veterinarios no la ven necesaria si tu minino no tiene contacto con otros gatos, yo siempre aconsejo vacunar y cubrir todas las posibilidades.

Conclusión

Los cuidados para un gatito joven son imprescindibles si quieres que crezca sano y llegue a la edad adulta libre de de problemas.

Como ya has visto, no se trata de una o dos pautas concretas que debes seguir a rajatabla, sino que necesitas prestar atención a múltiples aspectos para tener éxito en esta misión. ¡Sus primeros meses son los más importantes!

A pesar de todo es más sencillo de lo que puede parecer. Si cuidas su alimentación, lo vacunas como recomiendan los veterinarios, vigilas las bolas de pelo, juegas con él para estimular sus instintos, previenes intoxicaciones con plantas y le facilitas su adaptación al hogar todo irá rodado. ¿A qué no es para tanto?

close
Aprende trucos para que tus mascotas vivan a cuerpo de rey, con el presupuesto de un mendigo.
Es 100 % gratis. Dejar de recibir los mensajes también.

No enviamos spam. Política de privacidad.

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario