Cómo quitar una garrapata a nuestro perro, todo lo que debes saber

por admin

Uno de los disgustos más habituales tras volver de pasear con tu perro es encontrar una garrapata en su cuerpo. ¡Pobrecito! Es muy importante actuar rápido para quitársela lo antes posible. De ahí la importancia de saber exactamente cómo quitar una garrapata a nuestro perro.

Si lo haces mal el parásito seguirá ahí, tu perro tendrá dolor y será más difícil quitarla en el futuro.

¿No sabes por dónde empezar? ¿tienes miedo de hacer daño a tu perro? No te preocupes, es más sencillo de lo que parece. ¡Vamos a por ello!

Cómo quitar una garrapata correctamente a nuestro perro

Para saber cómo quitar una garrapata no hay que hacer un máster, pero sí necesitarás algo de paciencia y tranquilidad. Verás que con la técnica adecuada quitarlas es cosa de unos segundos.

Las primeras veces que lo hagas será muy importante concentrarte un poco para no cometer errores y hacerlo de forma correcta.

Si te equivocas pueden pasar varias cosas: puedes provocar que te pique a ti, heridas en tu perro o que la garrapata provoque una infección en tu perro a modo de defensa.

Los tres errores habituales al quitar garrapatas

Como quitar una garrapata a nuestro perroTodo saldrá bien, solo debes evitar los errores frecuentes e innecesarios que todos hemos cometido por desconocimiento, y que pueden hacer que la operación acabe siendo un desastre.

No sería la primera vez que veo casos de heridas en el perro, o incluso acabar el intento con la garrapata enganchada a la persona que intentaba quitarla.

Te aseguro que una garrapata es muy dolorosa para un humano ¡yo tuve una en el brazo hace unos años!

Por eso, antes de solucionar el problema, debes saber cuales son los errores más típicos que cometemos al quitar una garrapata.

No tires de la garrapata ni trates de aplastarla

Sin lugar a dudas (y he tratado con muchas garrapatas) este es el error más frecuente. Vemos la garrapata y queremos quitarla lo más rápido posible, sea como sea: error.

No tengas prisa, el éxito en el proceso depende de tu tranquilidad y de la de tu perro.

Si tiras de la garrapata con una fuerza superior a la necesaria, o si la aplastas al tirar, lograrás el efecto contrario al que buscas. La garrapata dejará la cabeza dentro de la piel de tu mejor amigo.

Las consecuencias: la probabilidad de una infección se multiplica y, para colmo, no solucionarás el problema. Solo lo pospondrás.

No uses un líquido de forma directa ni intentes quemarla

Otra de las tentaciones habituales es ver la garrapata a tiro y pensar: ¡la ahogo! Sería un error gravísimo hacerlo, aunque el hecho de que se te venga a la cabeza es comprensible, pues es frecuente.

Si echas un líquido como agua oxigenada o alcohol sobre la garrapata, provocarás que el parásito entre en modo pánico y libere saliva dentro del cuerpo de tu perro, aumentando la probabilidad de una infección.

El agua es un líquido menos agresivo y que quizás no provoque esta situación, pero tampoco es recomendable emplearla. Lo mejor es dejar la zona lo más seca posible y no echar nada encima. Recuerda que la salud de tu perro está en juego.

Por supuesto, sobre quemarla ni hablamos (cauterizar con un metal caliente). Mi veterinario me cuenta historias para echarse a llorar de dueños que han intentado quemarlas, provocando graves heridas a sus perros. Si se te pasa por la cabeza, quítate la idea al instante.

Evita que la garrapata te pique a ti

Cómo quitar una garrapata sin que te piquePor mucho que ames a tu perro, la solución no es que la garrapata te acabe picando a ti. Y por desgracia es algo que vemos con demasiada frecuencia.

Las garrapatas prefieren instalarse en los perros, pero si ven la oportunidad, tampoco rechazan a un humano. ¡Cuidado!

Una vez hayas liberado a tu perro de la garrapata, extrema las precauciones. Es muy recomendable el uso de guantes para manipularla, no debes olvidar la naturaleza de la garrapata: necesita alimentarse de un ser vivo y con el perro descartado, su siguiente objetivo será instalarse en ti.

Unos guantes de látex pueden ser suficientes, pero mejor que sean médicos (como los que usan los tatuadores), pues son más gruesos (los más finos quizás no te eviten el susto).

Pasos a seguir para quitar una garrapata con éxito

Ahora sí, ha llegado el momento de la verdad. El hombre frente a la bestia, tú y la garrapata que se está alimentando de la sangre de tu mascota. ¿Podrás lograrlo? Claro que sí, es más sencillo de lo que crees, ya lo verás.

Tranquilizar a tu perro

Haz que tu perro esté calmadoPara tener éxito en la tarea, tu perro no debe estar alterado en ningún caso.

Crea un ambiente tranquilo, ponle música relajante o acude a la habitación donde más cómodo se encuentre. Tú lo conoces mejor que nadie y sabes los mejores trucos para tenerlo con un pulso bajo y un estado de alerta mínimo.

Si no lo consigues, es mejor que pospongas la tarea. Quitar una garrapata a un perro nervioso o alterado no solo es complicado, sino que resulta peligroso tanto para el perro como para el dueño.

Utilizar una pinzas especiales

El uso de las pinzas de toda la vida ha sido habitual para quitar las garrapatas, pero me parece un atraso no utilizar unas pinzas especiales para quitar garrapatas. ¿Los motivos? Dos muy sencillos: simplifican el trabajo y reducen la posibilidad de aplastarla al tirar, como te contábamos antes.

Hay cientos de modelos de pinzas especiales para quitar garrapatas en el mercado, pero aquí lo importante es hacerte con un pack en el que vengan varios tamaños. Unas pinzas grandes en una garrapata pequeña fallarán, y viceversa.

Pinzas para quitar garrapatas

Yo tengo este modelo y lo uso tanto en perros como en gatos; incluso se lo he prestado a un amigo para quitar una garrapata de un caballo, no hubo problema.

El precio es ridículo para los disgustos que quita. Puedes ver otros modelos en Amazon o en tiendas de animales de tu barrio.

Sujetar y tirar

Este es el paso más importante, porque separaremos la garrapata del cuerpo del perro.

  1. Primero escoge la pinza del tamaño adecuado para la garrapata.
  2. Tras ello, localiza al parásito y engánchalo con la pinza.
  3. Comienza a dar vueltas con suavidad hasta que la garrapata se haya soltado del cuerpo de tu mejor amigo. Lo habitual es que tres o cuatro vueltas sean suficientes y la garrapata quede liberada.

cómo quitar una garrapata con éxito

Dicen que más vale maña que fuerza, y a la hora de quitar una garrapata esta máxima se cumple a la perfección.

Si te quedan dudas sobre el movimiento a realizar, te aconsejo ver el video que te hemos adjuntado, se entiende de forma muy rápida la técnica. Y una cosa te digo por experiencia: quizás la primera te cueste un poco más, pero luego las quitarás sin fallo y sin apenas dificultad. Es más sencillo de lo que parece.

Acabar con la garrapata

Con la garrapata ya separada del cuerpo de tu perro, ahora llega el momento de acabar con ella. Para eliminarla y que no sea una amenaza para el resto de seres vivos del hogar, sumérgela en un recipiente con alcohol durante cinco minutos.

Mi consejo aquí es que no la tires por el retrete o a la basura, sino que la conserves durante varios días. Si tras ese periodo tu perro está bien de salud, puedes deshacerte de ella sin problema.

En cambio, si tu perro enferma, es posible que la garrapata le haya transmitido alguna enfermedad y entonces contar con el parásito podría ser de gran ayuda para que el especialista averigüe la enfermedad transmitida a tu perro.

Desinfectar la zona

Con la garrapata criando malvas y tu perro a salvo de ella, el siguiente paso es limpiar bien la zona de la extracción.

Vigila bien que no haya ninguna otra garrapata en la zona. Si la hay elimínala repitiendo los pasos anteriores antes de limpiar y desinfectar.

Con la ayuda de una gasa, aplica un antiséptico de povidona yodada sobre la zona afectada y los alrededores. Eso será suficiente para desinfectar la piel y la zona de la pequeña herida que haya tenido a bien dejar el parásito.

Revisión diaria

Revisa diariamente a tu perroYa has podido vivir cómo es el proceso de quitar una garrapata con éxito y en primera persona, pero el proceso no termina aquí. A partir de ahora debes revisar a tu perro de forma diaria durante 4 o 5 días para verificar que la zona de la extracción evoluciona de forma favorable.

Si no fuera el caso, es posible que la garrapata haya transmitido alguna infección a tu perro. En ese caso, deberías acudir lo antes posible al veterinario.

Ante cualquier duda o mal aspecto en la herida tira directo para el veterinario, más vale prevenir…

Las garrapatas: un ácaro gigante

Aunque a nivel popular se las conoce como garrapatas, el nombre de la familia de ácaros que da cabida a todas las variedades se llaman ixodoideos. ¿No te suena? Es normal, no te preocupes.

En nuestra mente nos cuesta asociar a un ácaro con algo como una garrapata. Nos viene más a la cabeza los que pueden habitar en nuestra ropa o en los colchones, por ejemplo.

En cambio, la garrapata vive a costa de otros seres, chupándoles la sangre y utilizándola para multiplicar su tamaño de forma increíble.

Prevención y situaciones de riesgo

Las garrapatas suelen darse en el campo

La lucha contra las garrapatas empieza antes de que tu perro tenga una. Es muy importante que tu perro esté desparasitado de forma permanente, prestando especial atención a las épocas calurosas del año.

En cuanto a las situaciones de riesgo, son dos y suelen coincidir, creando una situación perfecta para que tu perro coja una o varias garrapatas:

  • Clima: las garrapatas prosperan en climas cálidos, teniendo especial predilección por la primavera y el verano.
  • Ubicación: todas las zonas con mucha vegetación son propensas a tener garrapatas. También zonas de tránsito animal o donde paste ganado.

No te costará identificar las zonas peligrosas. Mi consejo es que en verano intentes evitar ese tipo de zonas sobre todo si tienes constancia de que otros perros ya han sido víctimas tras pasear por allí.

Aun así, a veces será inevitable que tu perro juegue en zonas de cierta peligrosidad en este aspecto, obsesionarse tampoco es la solución.

Si podemos evitarlo, mejor, pero no a costa de hacer que los paseos sean aburridos y monótonos.

¿Son peligrosas las garrapatas?

Desde luego que lo son. Las garrapatas, a pesar de su pequeño tamaño, son parásitos capaces de transmitir o provocar enfermedades de cierta gravedad como la anemia, la borreliosis o la anaplasmosis.

Esto se traduce en malestar generalizado, falta de apetito, fatiga muscular, infecciones e incluso alteraciones en el sistema nervioso. Los problemas suelen ser leves, pero la cantidad de casos graves documentados está creciendo todos los años, por lo que extremar las precauciones siempre es una buena idea.

Las zonas de tu perro preferidas por las garrapatas

Las garrapatas prefieren los ojos y las orejas

Las garrapatas tienen la capacidad de engancharse a cualquier parte de tu perro y empezar a crecer desde allí, pero como todo ser vivo, tienen sus preferencias.

Las zonas preferidas por estos ácaros son sin lugar a dudas la cabeza y sus alrededores. Prefieren instalarse cerca de las orejas o de los ojos, por lo que estás serán las primeras zonas que deberás revisar en tu perro después de un paseo.

La inspección no debe acabar ahí, ya que también es habitual encontrar garrapatas en las patas traseras y la zona anal. Eso sí, la probabilidad es menor que en la zona frontal de tu perro.

Conclusiones finales sobre las garrapatas en mascotas

  • Revisa a tu perro con frecuencia en busca de garrapatas.
  • Aprovecha el momento del baño, sigue nuestros consejos sobre como debes lavar a tu perro y aprovecha ese momento para revisarlo.
  • Si encuentras una utiliza unas pinzas Tick-off, baratas y efectivas.
  • Si no te atreves o te da asco acude al veterinario.
  • No lo demores, es importante eliminarla cuanto antes.

 

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario