Antiparasitarios para gatos: pipetas, pastillas, pulgas, garrapatas, gusanos…

por admin

Los gatos son propensos a los parásitos, tanto o más que los perros. En casa hemos tenido gusanos de todos los tipos, alguna tenia e incluso una pequeña garrapata.

El tratamiento con los métodos antiparasitarios para los gatos es una de las labores de prevención más importantes que podemos aportar a la salud de nuestra mascota.

Usar antiparasitarios te permitirá estar mucho más tranquilo en el día a día, sobre todo si a tu gato le gusta dar paseos fuera de casa o si tiene acceso al exterior.

Si has llegado aquí porque tu gato tiene parásitos es hora de pasar a la acción para eliminarlos. Te contamos métodos para acabar con ellos y también métodos para prevenir cada caso.

Antiparasitarios para gatos

Debes saber que la desparasitación no siempre es obligatoria, pero sí es siempre recomendable. Al ser un tratamiento indoloro y cómodo de aplicar no tiene sentido exponer a nuestros gatos a molestias innecesarias.

Te resumo todo lo que necesitas saber: los parásitos más comunes, la mejor forma de prevenirlos, cómo detectarlos y qué hacer ante un contagio. ¡Vamos a por ello!

La importancia de la prevención

La familia de cuidados para mascotas siempre prefiere la prevención de los parásitos al tratamiento de los mismos. No nos gusta ver sufrir a nuestros mininos.

Una correcta administración de antiparasitarios puede prevenir la mayor parte de los contagios. Un sencillo collar, una pastillita cada 3 meses o la aplicación de una pipeta detrás del cuello nos librarán de malos ratos, veterinarios y dolores.

Prevención en gatos de exterior

Si tu gato es un aventurero y le encanta salir por la gatera a dar vueltas por la terraza, el jardín o la calle; prevenir con un antiparasitario es importante.

En sus salidas estará expuesto a todo tipo de agentes infecciosos, así que debemos ayudar a su sistema inmune.

Los gatos en exteriores son propensos a tener parásitosNo todas las ciudades, barrios o zonas son iguales y cada gato es único cuando coge algo. Por eso nuestra opinión es que un gato que sale al exterior debe tratarse con antiparasitarios durante toda su vida. No debemos arriesgar en asuntos de salud.

Prevención en gatos de interior

Los gatos de interior son un caso distinto a los que salen fuera. Dentro de un hogar que mantiene unos mínimos de higiene y limpieza la desparasitación se puede considerar como un proceso opcional.

En mi caso personal, mis gatos no salen al exterior (tienen acceso a una terraza), pero les administro antiparasitarios en pipeta de forma preventiva desde hace muchos años. En lugar de hacerlo cada 2-3 meses lo hago cada 6. Igual hago con el tratamiento de los gusanos intestinales, les doy una pastilla cada 6 meses aproximadamente.

Puede que no los veas, pero los parásitos están por todas partes. Prevenir es el mejor arma.

Habrá quién crea que es casi imposible que un gato de interior se contagie, pero se equivoca. Las posibilidades son mucho más bajas que en uno de exterior, pero no son inexistentes.

Por ejemplo, si tienes perro, en un paseo puede volver con parásitos a casa y contagiárselos a tus gatos de interior. Lo mismo pasa si tienes varios gatos, cualquiera puede coger un gusano y pegárselo a los demás.

Síntomas de contagio parasitario

¿Observas un comportamiento inusual en tu gato y crees que podría estar contagiado de parásitos? Los síntomas más habituales de un contagio son los siguientes:

  • Diarrea o estreñimiento
  • Tos
  • Vómitos con mayor frecuencia
  • Sangre en las heces
  • Poco apetito
  • Deshidratación
  • Anemia
  • Pelaje sin brillo

Además, hay algunas situaciones que se repiten en los contagios y que te permitirán detectarlos con una seguridad casi total. Siempre recomendamos acudir al veterinario ante la más mínima sospecha, pero te irá genial conocer los síntomas para hacer una evaluación inicial y decidir como actuar:

Bajada de peso o hinchazón

Los antiparasitarios para gatos son esenciales para evitar bajadas de peso por parásitosLos gatos contagiados por parásitos intestinales tienden a bajar de peso de forma preocupante. El descenso del apetito sumado a una ingesta menor de agua, provocan un descenso de peso que puede llegar a ser del 10-20% en muchos casos.

Llevar un registro semanal o mensual del peso de tu gato es una buena idea. Te permitirá detectar variaciones de peso que pueden estar asociadas a problemas de salud.

Es fácil hacerlo con tu propia báscula, súbete una vez sin gato y la siguiente con gato, resta el peso y listo. Muchas básculas digitales ya incorporan esta función pensando en los bebés. Acaso ¿no son ellos nuestros bebés?

Por el contrario, si tuviera infección por ascárides, su abdomen podría sufrir una hinchazón muy llamativa. Como ves a tu gato todos los días no te costará identificar este problema en caso de que suceda.

Palidez en las encías

Revisar el estado bucodental de tu gato de forma semanal es una práctica recomendable a la que no acostumbramos.

Una rápida revisión de los dientes te permite descubrir problemas de salud antes de que se vuelvan graves, e incluso no tener que recurrir en algunas situaciones a los antiparasitarios.

Si tu gato no tiene las encías de su característico color rosáceo, puede que las noticias no sean buenas. Las lombrices y otros parásitos provocan que las encías palidezcan. Esto sucede a causa del shock por el contagio o de una anemia también provocada por estos agentes infecciosos.

Heces con gusanos

Esta comprobación es recomendable que la haga la persona encargada de limpiar el arenero del gato. Puede que seas tú, pero si no es el caso, tenlo en cuenta, ya que se trata de ver diferencias con el aspecto habitual de las deposiciones de tu felino.

No es lo más agradable que existe, pero una revisión visual de las heces al limpiar el arenero es vital para detectar problemas a tiempo.

La presencia de parásitos en las heces es el indicador más obvio. Suele tratarse de la famosa tenia, la verás en forma de gusanos blancos del tamaño de los granos de arroz (a veces incluso podrían moverse). Son fáciles de ver e identificar.

Otra opción es detectar una diarrea persistente. Como ya vimos con anterioridad, se trata de uno de los problemas más frecuentes asociados a la presencia de parásitos.

Vómitos

Los gatos pueden vomitar a causa de infecciones por parásitos

Que un gato vomite es algo muy normal, sobre todo en razas de gatos de pelo largo. Debes tener en cuenta la frecuencia habitual de los vómitos de tu gato y a partir de ahí valorar si está haciéndolo con demasiada frecuencia. De ser así, la causa pueden ser parásitos.

Yo tuve un gato que bebía mucha agua y vomitaba casi todos los días. Si tu gato no suele vomitar y empieza a hacerlo es cuando tienes que preocuparte.

Donde no hay duda alguna es, si al observar el vómito, visualizas los propios gusanos que antes estaban en el intestino de tu gato. En ese caso no hay dudas, el contagio por dirofilaria o ascárides está garantizado, es necesario el comienzo del tratamiento de forma inmediata.

Tipos de antiparasitarios para gatos

Los antiparasitarios gatunos se pueden encontrar con una gran diversidad de opciones. Es normal sentirse abrumado y no saber qué opción escoger o cuál es la más adecuada para tu gato. No te preocupes porque esa y otras muchas dudas van a quedar resueltas ahora mismo.

Collares antiparasitarios

collares parasitos gatos

Los collares contra los parásitos externos son, sin lugar a dudas, la opción más utilizada y conocida. Presentan varios puntos a favor con respecto al otros métodos que veremos más adelante:

  • Mayor duración: un buen collar antiparasitario de gato puede durar casi un año. Ninguna de las otras opciones se le acerca en este aspecto.
  • Sencillez de uso: con ponérselo a tu gato, no debes hacer nada más. 
  • Efectividad: son útiles para evitar garrapatas, pulgas y otros parásitos, incluso aunque ya estén instalados en el cuerpo de tu gato.

¿Lo malo? A muchos gatos les cuesta acostumbrarse a llevar collar, pero ten paciencia, en unos días se acostumbran.

Hay cientos de opciones en las tiendas, por lo que decidirse por uno puede resultar abrumador. En base a mi experiencia, te recomiendo tres collares que he probado con buenos resultados.

Bestseller No. 1
WOLFWILL Collar de Pulgas y Garrapatas para Gato,Acción Prolongada 10 Meses de Protección y Prevención contra Pulgas Garrapatas,Piojos,Talla Única para Todos,Ajustable, Impermeable
  • ★【INGEREDIENTES 100% NATURALES Y 10 MESES PROTECCIÓN】 Adopte ingredientes antialérgicos, use solo extracto de aceites esenciales naturales para el collar y NO contenga productos químicos tóxicos. Nos comprometemos a ofrecer totalmente 10 meses de protección continua para proporcionar una prevención confiable para su gato.

Pipetas

Antiparasitarios para gatos en formato pipeta

¿A tu gato no le gustan los collares? Entonces las pipetas son el método que debes escoger tanto si tu gato sale al exterior como si es un gato indoor.

A nivel personal me gusta recomendarlo puesto que se trata de un antiparasitario muy completo y sencillo de aplicar. Ejerce una protección exterior muy eficaz en el gato, pero además lo combina con una duración que puede llegar a 6-8 semanas con una única aplicación.

De mis cuatro gatos, dos odian los collares. Las pipetas son la solución ideal para mantenerlos libres de parásitos.

Para aplicar una pipeta antiparasitaria a tu gato debes rociar el contenido de la misma en su piel, evitando el pelo. A lo largo de las siguientes horas el contenido se expandirá por todo el cuerpo de tu gato para ofrecer una protección global frente a pulgas, garrapatas o piojos.

Lo mejor es aplicarlo detrás del cuello, pues ahí no llegará a lamerse para quitárselo.

Tienes muchísimas opciones de pipetas en tiendas de animales. Te recomiendo escoger marcas de confianza como Parasital o Frontline.

Recuerda que estas pipetas no actúan contra los gusanos, tenias o parásitos internos.

Antiparasitarios para el oído: ácaros en gatos

Antiparasitarios para el oído de tu gato

¿Has observado heridas en las orejas de tu gato alguna vez? Los parásitos en los oídos son muy comunes en gatos. Especialmente los ácaros. Si ves que tu gato tiene una herida en la entrada de la oreja probablemente sea de rascarse porque tiene ácaros.

Provocan molestias en nuestros queridos felinos y ellos intentan solucionando rascándose con fuerza, pero eso no es suficiente para eliminar esos ácaros. Debemos ayudarles porque pueden hacerse heridas y el picor les hará sufrir bastante.

Se trata de un tipo de antiparasitario que debe ser aplicado a diario en los oídos de tu gato para que sea efectivo. Está formulado con ingredientes naturales (aceite de coco, manzanilla, raíz de levístico, etc) y se puede aplicar en gatos de todas las edades sin ningún problema.

Pastillas antiparasitarias

Antiparasitarios para gatos en forma de pastillaLas pastillas antiparasitarias son muy buena opción en gatos sin acceso al exterior, ya que en ese caso debemos centrarnos en combatir los parásitos intestinales sobre todo.

Hay muchas marcas y modelos de pastillas antiparasitarias para gatos. A mí me ha funcionado siempre bien la marca Milbemax, que utiliza milbemicina y praziuantel en su composición. Puedes encargársela a tu veterinario en la próxima revisión, pues está sujeto a prescripción veterinaria. También me han recomendado varias veces Drontal, de Bayer y Vermistop de Stanvet.

Recuerda que debes administrar las pastillas en función del peso del gato. En el cartón que contiene las pastillas podrás observar la cantidad necesaria para tu gato.

Si tienes problemas para que tu gato trague la pastilla (sí, los míos también hacen magia y se tragan el fiambre para escupir después la pastilla), te comento mi truco: usa una jeringuilla para administrar pastillas trituradas a animales y cierra la boca de tu gato unos cinco segundos. Método infalible y garantizado.

También tienes el método de abrirles la boca y meter la pastilla al fondo de la garganta. Te llevarás un arañazo 100% seguro, pero la cara que se le queda a tu gato no tiene precio.

Spray

spray antiparasitos de bolfo

¿Tu gato ha aparecido por casa con pulgas o garrapatas? Si es el caso, la opción a escoger es el spray. Se trata de un producto de uso tópico que consigue eliminar los parásitos externos en muy poco tiempo tras ser aplicados en el cuerpo de tu gato.

También es posible usarlo de modo preventivo, pero para esa utilización recomiendo priorizar los collares y las pipetas. Aun así, tener un spray antiparásitos a mano en casa es esencial si tu gato hace excursiones fuera del hogar.

Los podrás encontrar en formato spray tradicional y también en aerosol. Dentro de estos últimos, recomiendo el de la marca Bolfo ya que está fabricado por Bayer, que siempre da cierta seguridad.

Champú con antiparasitarios para gatos

Champu contra parásitos

Vaya por delante que en la mayoría de los casos no suele ser necesario bañar a tu gato. En cambio, si te gusta darle una buena limpieza cada varias semanas, entonces esta opción te puede resultar de interés.

Los champús con antiparasitarios para gatos ejercen una labor doble de limpieza y protección contra los parásitos externos. Además, ejerce una labor hidratante en toda la piel que repercutirá en una mejor calidad del pelaje.

Es uno de los métodos menos utilizados, y por tanto no es sencillo encontrar este tipo de champús, sobre todo en tienda física. Yo lo he encontrado online en algunas tiendas de confianza como Kiwoko o Tiendanimal.

Antiparasitarios líquidos con componentes naturales

Antiparasitarios para gatos de origen natural

Si no te convence el uso de antiparasitarios por los componentes químicos que tienen, en ese caso puedes optar por antiparasitarios para gatos en formato líquido de origen 100% natural.

Están formulados con extractos de plantas como el tomillo, la salvia, la manzanilla o el bulbo de ajo. La efectividad no será la misma que la de un producto formulado en laboratorio, pero es una opción natural.

Su uso es exclusivo frente a parásitos internos, nunca contra los externos. La administración debes hacerla mediante una jeringuilla o bien mezclado con comida húmeda para mayor facilidad.

Es complicado encontrar este producto, aunque yo lo he localizado en Tiendanimal por algo menos de 13€. Si lo ves en otra tienda más barato o en una tienda de confianza, ¡avísanos en los comentarios!

Tipos de parásitos

Por desgracia para tu gato, los parásitos actúan tanto por dentro como por fuera de su cuerpo. Teniendo en cuenta este dato, los clasificaremos según su campo de acción:

  • Parásitos internos: habitan en órganos como pulmones o intestinos. Suelen ser gusanos de pequeño tamaño y su detección es compleja. Los dos más habituales son la tenia y la dirofilaria.
  • Parásitos externos: las pulgas o las garrapatas son las sospechosas habituales. Se adhieren a la piel de tu gato y chupan la sangre para alimentarse. Son más sencillos de detectar por su obvia presencia.

Ascárides

Antiparasitarios para gatos con el fin de evitar ascárides

También conocidos como gusanos redondos o, en su nombre científico, como Toxocara cati y Toxascaris leonina. Se trata de los parásitos internos más comunes, con una capacidad reproductiva increíble que alcanza la producción de 300.000 huevos al día.

El contagio por ascárides se produce al ingerir de forma accidental los huevos, afectando casi siempre a gatos de exterior.

Por otro lado, la resistencia de este parásito ha sido demostrada a nivel científico, ya que hay estudios donde se ha podido ver que pueden llegar a permanecer hasta cinco años en el intestino y los pulmones. Además, resisten todo tipo de temperaturas sin mayor problema.

Para acabar con ellos lo mejor son los antiparasitarios en pastillas como las que antes te comentábamos.

Pulgas

También conocidas en el mundo científico como Ctenocephalides felis. Son el parásito externo más común en mininos que salen al exterior. Los motivos son sencillos: se adaptan bien a todo tipo de ecosistemas (aunque prefieren los entornos cálidos) y pueden llegar a multiplicarse por mil en solo tres semanas. No, no exagero.

Las pulgas son uno de los parásitos más habitualesEl problema más habitual con las pulgas es la reaparición inesperada cuando creíamos haber solucionado el problema.

Sucede porque las pulgas que eliminamos han puesto huevos, y pasados unos días estos se abren para dar vida a otro nuevo ejército de estos parásitos.

Por suerte, con los antiparasitarios para gatos se eliminan sin mayores problemas. Pipetas o sprays son las mejor solución en estos casos.

Recuerda que, para erradicar al completo las pulgas, debes eliminarlas antes de que pongan huevos, de lo contrario siempre se repetirá el ciclo. Además, una buena labor de prevención en el hogar resulta esencial para evitarlas de forma definitiva.

Gusanos pulmonares

Puede parecer increíble, pero estos gusanos son un problema al alza en los gatos de todo el mundo. Su nombre es Aelurostrongylus abstrusus y viven en los pulmones de los gatos tras acceder a ellos mediante la sangre del gato.

Cuando están instalados en su nueva casa, estos parásitos ponen huevos en los pulmones que pueden generar complicaciones de salud de bastante gravedad, incluyendo dificultades para respirar.

Su presencia muchas veces es invisible al ojo humano. Recomiendo evitarlos mediante la prevención así como la visita al veterinario si observamos tos o estornudos con mayor frecuencia de la normal.

Anquilostomas

Visita a tu veterinario para prevenir los parásitos

Los anquilostomas (Ancylostoma tubaeforme, A. braziliense, Uncinaria stenocephala) son un tipo de parásito intestinal que en las últimas décadas ha ganado bastante fama. ¿El motivo? Hay varios estudios recientes que afirman que un 10% de los gatos de España podrían tenerlos como habitantes de su estómago.

Una vez llegan al sistema digestivo, estos parásitos se adhieren a la pared gástrica y se dedican a comer sangre y tejidos, depositando huevos con una frecuencia altísima. Estos huevos salen de tu gato incluidos en las heces, y también pueden causar algunos problemas en humanos.

De nuevo lo mejor para estos “bichos” es la administración de pastillas antiparasitarias.

Dirofilaria

Puede que hayas escuchado hablar de este parásito como el gusano del corazón, pero su nombre real es dirofilaria immitis. Son un tipo de gusano poco conocido y reciente, pero en las consultas veterinarias cada vez se habla más de ellos.

Entran hasta el corazón de tu gato gracias a las picaduras de algunos mosquitos, quedándose a vivir en dicho órgano vital. Tardan meses en establecerse, pero una vez lo hacen, comienzan a producir huevos y a distribuirlos por el torrente sanguíneo de tu gato. Esto provocará problemas en el flujo respiratorio y sanguíneo de tu pequeña mascota.

Son típicos del sur y este de Europa. En caso de vivir en una de estas zonas, es importante la desparasitación preventiva pues la dirofilaria ha sido capaz de causar muertes en gatos adultos que parecían estar sanos.

Tenias

Las tenias no son un sólo gusano, sino un grupo de los llamados parásitos planos: Dipylidium caninum, Taenia taeniaeformis y Echinococcus multilocularis.

Antiparasitarios para gatos contra las tenias

El contagio de tu gato por tenias se produce casi siempre por una de estas dos situaciones:

  • Caza de ratones: estos pequeños roedores pueden tener en su sangre este parásito. Al completar la caza con éxito, tu gato podría estar contagiándose sin saberlo.
  • Pulgas: no es tan común como el contagio por pequeños roedores, pero también se dan bastantes casos. Sucede cuando tu gato limpia su cuerpo e ingiere de forma accidental una pulga, la cual puede llevar consigo larvas de tenias.

Las tenias casi siempre viven dentro del cuerpo de tu felino sin dar síntomas aparentes, salvo en algunas ocasiones irritación anal.

Podrías detectarlo porque tu gato se lame mucho más de lo normal dicha zona para aliviar las molestias, al menos hasta que lo trates con el antiparasitario adecuado. Aquí lo mejor son las pastillas antiparasitarias específicas para gatos de nuevo, efectividad máxima.

Garrapatas

Con casi total seguridad es el parásito externo más conocido de todos, puesto que se instalan también con frecuencia en humanos y, sobre todo, en perros.

Su nombre científico es Ixodes ricinus, y su característica más reconocible es que se alimentan de la sangre, multiplicando su tamaño de forma sorprendente.

Prevenir las garrapatas es posible hasta cierto punto, pero resulta muy complicado evitarlas en un gato de exterior. Cuanto más salga tu gato por zonas rurales o poco urbanizadas, mayor será la probabilidad de que vuelva a casa con un parásito chupándole la sangre.

Garrapatas en gatos

El verdadero peligro de las garrapatas no es que chupen la sangre de tu gato, pues la cantidad de sangre extraída será mínima y como mucho provocará una pequeñísima anemia. Donde pueden venir los problemas es por las enfermedades que portan estos parásitos, las cuales se pueden transmitir cuando la garrapata muerde a tu gato y causar complicaciones de salud muy graves.

Se quitan con una sencilla pinza de plástico (nunca con tus dedos, pues sólo conseguirás aplastarlas dejando dentro el parásito).

Giardiasis y coccidiasis

Menos agresivos y preocupantes para la salud de tu gato que los tratados con anterioridad, estos protozoos parásitos pueden estar viviendo dentro de tu gato sin causar mayores complicaciones.

La forma más habitual de detectar su presencia es viendo trazas de sangre en las heces. Además, este problema suele ir acompañado de diarrea, lo que facilita su diagnóstico.

Solo se da en gatitos muy pequeños. Por encima de los dos meses de vida el sistema inmune responde con firmeza para mantenerlos a raya y evitar que causen complicaciones.

Conclusiones sobre los antiparasitarios para gatos

Recuerda la importancia de los antiparasitarios para gatosLos parásitos han existido, existen y existirán siempre, así que es importante dominar el tratamiento con los antiparasitarios para gatos adecuados.

La labor que debes hacer es, sobre todo, de prevención, pero si ya llegas tarde, los tratamientos expuestos en el artículo son muy efectivos.

Si tu gato sale al exterior, debes realizar una desparasitación interna cada 3 meses y además complementarla con algún método protector frente a garrapatas o pulgas (como una pipeta cada 2 meses).

En cambio, si tu gato solo vive en el interior del hogar, con una desparasitación interna cada 4-6 meses podría ser suficiente en la mayoría de casos.

Tú mismo lo irás viendo, cada gato es un mundo y cada casa es un mundo. Cuidémoslos al máximo.

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario